Mes: septiembre 2020

¿A qué viajó Arturo Murillo a Estados Unidos, en representación del gobierno de facto de la autoproclamada? Una primera respuesta resulta ser una verdad de Perogrullo: a recibir órdenes, ni duda cabe. Pero, lo preocupante es saber qué tipo de órdenes puede recibir un ministro boliviano del Departamento de Estado que no se puedan transmitir de manera rápida y en propio suelo boliviano.

Surgen entonces las susceptibilidades, toda vez que se supone que el funcionario de marras es, finalmente, un burócrata con fecha de expiración. Puesto que, también se supone, el 18 de octubre el gobierno de facto acaba funciones y, por las trifulcas internas de la derecha, es impensable un eventual triunfo de cualquiera de las fórmulas anti MAS que se preparan para lograr la hazaña de una segunda vuelta, habida cuenta del reconocimiento implícito y explícito del triunfo del binomio Lucho – David en las justas electorales del 18 de octubre próximo.

(más…)

Ha contestado Jerjes Justiniano a mi nota referida a su camaleonismo pero, como siempre, para no responder nada. Me atribuye desconocimiento de una parte sustancial de la historia de la política boliviana, para inmediatamente lanzar dardos ponzoñosos contra la figura y la obra de Marcelo Quiroga Santa Cruz. Inútil faena. De Marcelo se acuerda el pueblo y es objeto de estudio y seguimiento no sólo de los muchos intelectuales honestos que abundan en nuestra América. Del que se autoproclamaba socialista, casi nadie…

Señala que “Marcelo Quiroga Santa Cruz fue un divisionistas de izquierda (sic!)…”, para, a continuación, tergiversar la historia y mostrar una faceta del líder socialista que no corresponde a su trayectoria: “Lo patriótico y lo responsable era estrechar filas en torno a la UDP sin embargo Marcelo no lo hizo, aunque primero le pidió al Dr. Hernán Siles Zuazo ser él el candidato…”. Con esta versión, Marcelo pasa a ser un politiquero de la misma calaña del autor del brulote; un simple interesado en ser candidato a como dé lugar, a negociar y negociarse sin más ni más.

(más…)

Denunciamos la violencia paramilitar, con complicidad estatal, contra el MAS

El domingo 18 de octubre del 2020, el pueblo boliviano espera finalmente concurrir al fin a las urnas, para recuperar el Estado de Derecho, su derecho democrático a elegir a sus gobernantes y recuperar el Estado Plurinacional, con equidad y justicia social, que se inició con la aprobación de la Constitución Política del Estado del 2009 y que se ha construido a través del compromiso de bolivianas y bolivianos en el transcurso de casi 14 años de gobierno del presidente Evo Morales Ayma y el MAS – IPSP.

(más…)

Ronda la psicosis de la derecha boliviana ante un triunfo anticipado del MAS en primera vuelta y por ello se habla de un recurso judicial para sacar a este partido de la contienda electoral, como parte de las acciones desesperadas que tienen contra el “rotundo triunfo” de esa tienda política en los próximos comicios.

El binomio, Luis Arce-David Choquehuanca, ha puesto en alerta a candidatos de la derecha porque en encuestas reales se ve que existe una diferencia abismal que les obliga a rearmar sus estrategias electorales, utilizando también para ello las encuestas de esas empresas, que a estas alturas no son nada confiables.

(más…)

Felipe Quispe, es un político e intelectual radical en sus ideas, crítico de la izquierda boliviana y que en sus palabras, tanto la derecha política como la izquierda representan a los q’aras alojados en este territorio, llamado Bolivia. Estas declaraciones fueron respondidas con argumentos unas veces y las más abundantes solamente fueron y son opiniones que se burlan del pensamiento de Quispe atribuyéndole una actitud retrógrada.

Me pregunto, si esa misma actitud, de menosprecio y burla, puede ser sostenido frente a la afirmación que “…Bolivia es una nación que esta históricamente en una situación de peligro, ocupada cultural y económicamente. Necesita expulsar a los invasores  y eso no es posible sino con una movilización intensa.”i La misma idea de Quispe, en la pluma de René Zavaleta.  

(más…)

Dos renuncias a sendos ministerios en menos de 24 horas dan la pauta del carnaval que es el gobierno de facto presidido por la autoproclamada presidenta Jeaninne Añez. Oscar Ortiz, el ex candidato del 3% en la anterior elección, y Oscar Mercado, no forman más parte del Ejecutivo que prometía ser de transición, respetuoso de las leyes y defensor de la democracia. Nada de ello, la juntucha sucumbe a los caprichos de Arturo Murillo, el hombre fuerte del régimen, el que cree que el poder es eterno…

Triste aunque previsible final para el representante de las logias cruceñas –no lo afirmamos sólo nosotros, lo confirma el bocón del ministro de Gobierno–, quien desde el ministerio de finanzas lanzó un salvavidas por demás generoso a sus compinches agroempresarios, mediante la concesión de un préstamo que sale del bolsillo del pueblo boliviano. Nadie ha salido a defenderlo; por el contrario, ha recibido el aluvión de improperios de parte de su rival que, nuevamente, se da el lujo de cambiar el gabinete en nombre de la autoproclamada, que tampoco dice esta boca es mía. Punto de fricción ha sido la “devolución” a ELFEC de ciertas acciones que pasaron a poder del Estado merced a la política nacionalizadora del gobierno de Evo. Aunque Ortíz es un furibundo defensor del dejar hacer dejar pasar, creyó demasiado descarada la forma y el procedimiento para dar marcha a un proceso de desnacionalización en beneficio de los compinches cochabambinos.

(más…)

Jerjes Justiniano, el “socialista” cruceño, ha escrito un brulote en el que, a guisa de título, se pregunta “¿Y los izquierdistas por quién votamos?”. La duda, por supuesto, no es de un militante revolucionario de izquierda, sino de alguien que, en nombre de ella, ha hecho un largo y zigzagueante camino en la política boliviana.

Empieza por señalar que el Movimiento al Socialismo (MAS IPSP) no es de izquierda sino un conglomerado indigenista populista, comparable, para citar sus propias palabras, con personajes históricos: “Belzu fue indigenista y Barrientos lo fue de corte popular por propia definición, ambos apoyados por indígenas y campesinos”. Ergo, los años de gobierno del MAS tuvieron, para el comedido “izquierdista”, las mismas masacres de mineros que ejecutó Barrientos en la noche de San Juan, la misma entrega de los recursos naturales a la voracidad de las empresas transnacionales, la misma política anti obrera… Esta confusión, al parecer extemporánea, no fue óbice para que aceptara dócil y servilmente, ser embajador del gobierno masista en Brasil, no sin antes haberse deshecho en loas al depuesto presidente Evo Morales.

(más…)

Carlos Mesa representa la oligarquía señorial, aquella que entrada en desgracia mantiene el boato de la aristocracia boliviana cuya raíz se encuentra en la soldadesca europea que sometió a los pueblos del Tawanti Suyu. En cambio Luis Fernando Camacho es un producto de la oligarquía regional modernizada y que juega a la política desde su posicionamiento económico territorial.

Estos representantes del liberalismo económico no tienen ninguna diferencia, salvo el acartonado saber de Mesa frente a una absoluta carencia de episteme en Camacho. Ambos son el reflejo de la estructura colonial del Estado, a su modo, ambos pretenden retornar a la “república” de los tránsfugas y dos caras como Casimiro Olañeta. Esa es su propuesta central, pues no tienen programa de gobierno sino, como alguien lo definió, “sólo tienen planes de negocio”.

(más…)