Mes: enero 2021

La pandemia se lleva a otro compañero, que no pudieron ni las dictaduras más brutales o los neoliberalismos más hipócritas. Realmente me conmovió la noticia de su muerte. Trabajé junto a él en la Comisión de la Verdad, como archivista investigador. Tiempo en dónde la historia me dio la oportunidad de conocer a ese gran archivista y dirigente sindical minero, que como mi padre su vida fue también de aquellas novelas jamás escritas. Todavía después de la Comisión, me invitó a trabajar por un tiempo en los archivos de la COMIBOL. También aproveché de conversar otras varias horas, porque conversar era aprender e intercambiar ideas de gran valor en el tiempo y espacio.

(más…)

Todos los conocían como “Huracán” Ramírez, un hombre consecuente e inflexible en cumplir los principios y valores revolucionarios, principalmente la honestidad, pero al mismo tiempo dialéctico, crítico y autocrítico, detrás de su notoriedad, encontramos a un hombre sencillo y con sentimientos profundos por la familia, los amigos, los trabajadores y los camaradas. Por sus cualidades, que él siempre lo asumió como una virtud colectiva de clase, de pueblo y de una dirección colectiva proletaria, es parte transcendental de la historia de Bolivia y del movimiento obrero y popular. Su fuerza moral y revolucionaria era tan elevadas que los golpistas no pudieron destituirlo como Director del Archivo Histórico de la COMIBOL porque la solidaridad fue tan grande que impidió la acción represiva de los Añez y Murillo, simples larvas a lado de este gigante del sindicalismo boliviano.

(más…)

Enero ha sido un mes de sentidas partidas, de enormes vacíos que nos dejan entrañables luchadores sociales que marcaron su impronta en la vida del país. Llorar sus ausencias no tiene sentido –salvo el de la catarsis personal–, mas sí recuperar de ellos lo mejor que nos dieron. De las muchas que nos afligen todavía, hay cuatro en particular que me han causado enorme impacto.

Osvaldo Chato Peredo deja en orfandad a numerosas organizaciones masistas del oriente del país, a las que se ligó para dar batalla desde adentro, a las infiltraciones de derecha que, curiosamente y con su ausencia, alzan nuevamente cabeza para hacerse del instrumento político del pueblo, con fines inconfesables. Combatió denodadamente la desviación de derecha que hacía suponer la necesidad de desarrollar un capitalismo andino previo al socialismo comunitario, expresada pragmáticamente en diversas concesiones a la derecha. Hoy, retumban esos tambores con más fuerza que nunca, nublando el horizonte revolucionario.

(más…)

Hemos guardado un prudente silencio esperando que las ideas luminosas del “Vivir Bien” se apliquen con el nuevo gobierno, en una sociedad castigada por la crisis mundial de una civilización cada vez más decadente. Lamentablemente nuestra expectativa tuvo un duro revés con la impunidad que gozan los autores del golpe de Estado y sus operadores inmediatos.

Estamos en ese momento cuando el mundo se pone “patas arriba” como señaló Galeano, y parece que estamos en el reino de la infamia, cuando vemos a un candidato de grueso bigote ser aprobado en su intento de llegar a la Alcaldía que fue presa de la violencia por su complicidad con las ideas separatistas, o cuando una dictadora aconseja a un gobierno salido de las urnas.

(más…)

El Juanca, como le decíamos, fue siempre un camarada, en la acepción de Pablo Neruda: un camarada, es más que un amigo, es más que un hermano, es un revolucionario. Con convicciones cristianas y dialécticas, siguió la ruta marcada por Luis Espinal, “gastar la vida” en favor de su pueblo, fue así en toda su militancia revolucionaria, por ello, en noviembre de 2019, se quedó en la trinchera de lucha junto a su pueblo a enfrentar a los racistas y fascistas que pretendían reponer la República colonial y oligárquica, no le tuvo miedo a Murillo y a sus bandas paramilitares; con la frente alta y una moral elevada asistía a cuanto evento de formación o reunión era invitado para hacer llegar una reflexión convertida en arma para desnudar a los aprendices de dictador y en palabra para formar nuevos líderes.

Su reflexión fue crítica y autocrítica, como él decía, provocativa porque se atrevió a señalar las limitaciones y errores del proceso de cambio, sin dejar de valorar sus conquistas, con el objetivo de profundizar el proceso de cambio, superar las ilusiones de la democracia liberal, que se mostraban en datos estadísticos como reflejo del crecimiento económico, pero sin participación de los sujetos históricos. Convocaba a la deliberación y al debate para profundizar el proceso de cambio, superar los marcos de la democracia liberal, que algunos consideran que es la etapa final, para avanzar hacia el socialismo comunitario en la perspectiva del Vivir Bien.

(más…)

Un año perdido resulta en la historia de Bolivia verdaderamente catastrófico. El golpe de Estado de noviembre del 2019 no sólo significó la violación de la democracia; la instauración de un gobierno de facto permitió a los golpistas hacer y deshacer diversas iniciativas del Estado Plurinacional, en su ánimo de retorno a la vieja república neoliberal.

Una de las afrentas que ha enfurecido al pueblo boliviano ha sido precisamente el tratamiento de la pandemia. Negociados con la salud pública equivalen, en la práctica, a negociar con la vida de inocentes ciudadanos, cuyos impuestos se fueron a los bolsillos de los ministros de turno designados por Jeaninne Añez para cometer fechorías de diversa laya. Los resultados se vieron en poco tiempo: personal médico sin los mínimos equipamientos para atender a pacientes contagiados por el Covid; contratos millonarios con hoteles de lujo que nunca nadie supo cuál era el objetivo, si es que lo hubo; falta de personal médico en muchos hospitales y centros de salud, mientras paradójica y aviesamente se descalificaba a los cientos de médicos formados en la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba y Venezuela; y un largo etcétera que no vale la pena rememorar.

(más…)

Ya sea para defender, criticar, fortalecer o reconducir el Proceso de Cambio, es indispensable entender que el mismo es parte de una lucha más extendida en tiempo y espacio. Este es el primer artículo de un espacio de discusión, debate y propuesta para poder desenvolver algunos de los temas más controversiales, pero también más descuidados en la política boliviana: Madre Tierra, “ambiente” y sustentabilidad.

Dado que Bolivia empieza un proceso de reconstrucción de su tejido social y económico después de haber recuperado el Estado de Derecho, es razonable preguntarse ¿por qué deberíamos perder el tiempo preocupándonos por la conservación de los ecosistemas? ¿No deberíamos priorizar el bienestar de la gente después de un año tan duro para la salud de la población y la salud de su democracia? Es precisamente esa falsa dicotomía entre lo “humano” y la “naturaleza” la que ha desnudado profundas debilidades internas en el Proceso de Cambio, exponiéndolo a la amenaza de quienes luchan por desmantelarlo. Por lo tanto, desentramar la ecología política de nuestra Revolución es fundamental para asegurar su continuidad y viabilidad a largo plazo.

(más…)

No hay muerto malo ni novia fea, dice el adagio popular. Pues esta vez, Chato Peredo hará la excepción: fue malo, implacablemente malo, con sus adversarios políticos. Y lo expresó en diversas polémicas que sostuvo con diferentes personajes. Muchas de ellas han sido recogidas en sus escritos, y reflejan al personaje histórico que estuvo siempre identificado con la Revolución Cubana, con Fidel y el Che. Pincelazos de su vida han sido guardados en un libro autobiográfico al que tuve el honor de prologar.

Entre sus muchísimos enfrentamientos, es memorable aquel que sostuvo con Regis Debray. Por aquel entonces, el francés borraba con el codo su Revolución en la Revolución, para escribir su Adios a las armas. Chato ya intuía que ése sería apenas un estadio en el recorrido desertor que protagonizó el teórico que acompañó al Che en los inicios de la gesta guerrillera de Ñancaguazú. Y no se equivocó.

(más…)