El mejor homenaje al más grande de nuestra era

En Vallegrande, entre el 3 y el 9 de octubre pasados, se ha puesto en marcha una iniciativa extraordinaria: empieza a funcionar la Escuela Internacional Che Guevara, un sueño largamente acariciado y propuesto por el Encuentro Latinoamericano de Solidaridad con Cuba, realizado nueve años atrás en la misma ciudad. Una treintena de jóvenes de ambos sexos, provenientes de diversos municipios del país, se congregaron para construir colectivamente conocimientos sobre la metodología de análisis y la dialéctica histórica; imperialismo, colonialismo y antiimperialismo; el Estado Plurinacional, el sujeto histórico y el socialismo comunitario y; finalmente, sobre la soberanía y las guerras de cuarta generación.

Abarcar tamaña vastedad de temas sólo fue posible en un escenario cerrado de un campamento escuela en el que, además de la teoría revolucionaria, los sujetos de esta inédita experiencia, compartieron comunitariamente la comida y la convivencia diaria, estableciendo sólidos lazos de amistad y compromiso políticos. Organizadores de esta experiencia han sido tres organizaciones: la Fundación Ernesto Che Guevara, el Colectivo Revolucionario Plurinacional y el Movimiento Guevarista de Bolivia / ELN.

Una metodología ampliamente participativa facilitó la labor pedagógica. Jóvenes asistentes expresaron sus íntimos saberes y compartieron experiencias, permitiendo un diálogo fluido en el que estuvieron facilitadores de notable recorrido en las luchas políticas y sociales del país. Los temas abarcaron desde minería hasta la medicina tradicional; todos ellos, con un enfoque verdaderamente liberador, pues permitieron indagar en forma colectiva las potencialidades de nuestro país; el porqué de su retraso y subdesarrollo; las inconsistencias del Proceso de Cambio y las amplias posibilidades de su rectificación, teniendo como horizonte al Socialismo Comunitario. No faltó tampoco la presencia virtual de destacados teóricos, entre los que destaca el argentino Néstor Cohan, quien fue objeto de numerosas preguntas de los inquietos asistentes al Campamento Escuela.

Transversalmente, la visita guiada a los sitios históricos de la Ruta del Che, permitió a jóvenes participantes no sólo empaparse de la epopeya guerrillera de la década del ´60, sino del pensamiento humanista y revolucionario siempre vivo del Che Guevara. Conceptos sobre el Hombre Nuevo y la Mujer Nueva; la participación de la mujer en las luchas del pueblo; el internacionalismo, el antimperialismo y otras facetas de ese pensamiento, fueron compartidos al calor del recuerdo y el siempre mágico ambiente que se advierte en aquellos sitios que, más de cincuenta años después del asesinato del mítico guerrillero, siguen atrayendo a multitudes deseosas no sólo de conservar su memoria, sino de adentrarse en su pensamiento político.

El Campamento Escuela fue visitado por los embajadores de Argentina y Cuba, quienes, a su turno, instaron a los y las presentes a continuar con la obra del Che. Ariel Basteiro, el argentino, emocionó a la audiencia recitando largos párrafos de la Segunda Declaración de La Habana; un texto que, pese a haber transcurrido casi sesenta años de su publicación, continúa vigente y es objeto de atención de jóvenes afines a la causa de los pobres y de los pueblos explotados y saqueados por el imperialismo norteamericano. Por su parte, el embajador de Cuba, Danilo Sánchez, relató pasajes notables de la vida del Che en Cuba, su segunda patria, donde dejó sembradas muchas semillas para la formación de la juventud, a la que consideraba la arcilla de la Revolución con la que se moldearían el Hombre Nuevo y la Mujer Nueva.

Finalmente, en la clausura, tanto Anastasio Kohman, Presidente de la Fundación Ernesto Che Guevara, como Héctor Hinojosa en nombre del Colectivo Revolucionario Plurinacional y Nila Heredia, de la Dirección Nacional de Movimiento Guevarista de Bolivia / ELN, coincidieron en que este primer Campamento Escuela era el inicio de una serie de actividades de formación que emprendían las organizaciones para pertrechar ideológicamente a la juventud; a partir de la constatación de que las guerras de última generación son, básicamente, guerras de ideas.

El Campamento Escuela, en una fecha pródiga en discursos de exaltación de la figura y obra del Che, se constituye en el mejor y más efectivo homenaje al Guerrillero Heroico. Financiado con el esfuerzo propio, sin padrinos de ningún tipo, alcanzó los objetivos trazados. Un exitoso acierto, por donde se lo mire.

El Campamento Escuela, en una fecha pródiga en discursos de exaltación de la figura y obra del Che, se constituye en el mejor y más efectivo homenaje al Guerrillero Heroico. Financiado con el esfuerzo propio, sin padrinos de ningún tipo, alcanzó los objetivos trazados. Un exitoso acierto, por donde se lo mire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *