¿A qué viajó Arturo Murillo a Estados Unidos, en representación del gobierno de facto de la autoproclamada? Una primera respuesta resulta ser una verdad de Perogrullo: a recibir órdenes, ni duda cabe. Pero, lo preocupante es saber qué tipo de órdenes puede recibir un ministro boliviano del Departamento de Estado que no se puedan transmitir de manera rápida y en propio suelo boliviano.

Surgen entonces las susceptibilidades, toda vez que se supone que el funcionario de marras es, finalmente, un burócrata con fecha de expiración. Puesto que, también se supone, el 18 de octubre el gobierno de facto acaba funciones y, por las trifulcas internas de la derecha, es impensable un eventual triunfo de cualquiera de las fórmulas anti MAS que se preparan para lograr la hazaña de una segunda vuelta, habida cuenta del reconocimiento implícito y explícito del triunfo del binomio Lucho – David en las justas electorales del 18 de octubre próximo.

(más…)