La deficiencia y las barreras en el sistema sanitario boliviano, y su repercusión en la salud de la población en tiempos de pandemia

¿Cómo es posible que además de la severa deficiencia en el sistema sanitario para enfrentar la pandemia del Covid-19, se suman actitudes negativas por parte de las autoridades de salud, en desmedro de la salud de la población boliviana?

Este cuestionamiento se realiza como producto de muchos sucesos que se han estado suscitando en esta grave y caótica etapa de la pandemia. Citando algunas de estas actitudes negativas por parte de las autoridades tenemos las siguientes:

  • Barreras en la otorgación de permisos para la realización de las pruebas rápidas

Sabemos que algunos seguros de salud y clínicas privadas cuentan con los reactivos para realizar pruebas de Covid-19, sin embargo, se ven impedidos de hacerlo puesto que las autoridades del SEDES no les otorgan los permisos correspondientes muy a pesar de que estas pruebas son importantes en la prevención y mitigación de la pandemia para luego poder continuar con el rastrillaje de contactos y el aislamiento selectivo. ¿Cómo puede interpretarse esta barrera que ponen las propias autoridades de salud?

  • Negativa en la otorgación de permisos para la certificación y venta de respiradores mecánicos

Entre abril y mayo del presente año el proyecto Mambu, con apoyo de la Universidad Católica Boliviana de La Paz y la empresa Quantum, lanza los primeros respiradores mecánicos en el país. Estos fueron ofertados a las autoridades de salud, pero fueron rechazados por las mismas, quienes prefirieron importar respiradores de España con un dudoso proceso de compra que reveló un sobreprecio.

Los respiradores Mambu-Quantum hasta la fecha siguen vetados por las actuales autoridades de salud sin ningún justificativo válido, pues revisadas las especificaciones técnicas de estos respiradores se pudo verificar que alcanzan las más altas exigencias de calidad. Son muchos los centros de salud interesados en adquirir estos respiradores por su alta calidad y accesibilidad en el precio, encontrándose en una lista de espera para poder adquirirlos y aguardando a que el Ministerio de Salud apruebe su venta. Entretanto, cientos de víctimas siguen muriendo por este tipo de carencias y desaciertos. ¿A qué se debe la negativa de las actuales autoridades para la distribución de respiradores nacionales en el país? Es otra incógnita que no se alcanza a comprender.

  • Negativa por parte de las actuales autoridades a la solicitud de instancias políticas para la donación de elementos de bioseguridad para el personal de salud, procedentes de países no simpatizantes para el gobierno.

Se sabe de la gran carencia de elementos de bioseguridad para el personal de salud. Día a día existen quejas y denuncias sobre el riesgo al que se expone al personal de salud durante la atención de los pacientes por la falta de equipamiento necesario y de medidas de bioseguridad. Se van registrando muchos bajas y decesos en el personal de salud sin que las autoridades responsables den una solución al respecto. A pesar de esta dramática situación existe reticencia de las autoridades para aceptar el apoyo de países externos que brindaron oportunamente su ayuda.

En conclusión, surgen los siguientes planteamientos: ¿Se tienen que sumar estas barreras por parte de las actuales autoridades de salud a la deficiencia del sistema sanitario? ¿No es suficiente la situación álgida per se que genera la pandemia y su impacto negativo en la población boliviana? ¿Qué pretenden las autoridades con esta actitud nefasta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.