Una juventud que avanza victoriosa

Este 21 de septiembre celebramos junto a la juventud el día de la primavera, de los enamorados, de los jóvenes. Y lo hacemos con inmensa alegría, porque esta fecha nos encuentra en una situación particular, en la que la juventud expresa su amor a la patria en las trincheras de la resistencia al neoliberalismo que intenta nuevamente alzar cabeza para acabar con las conquistas del pueblo; es decir, acabar con la patria misma.

Conmemoramos pues el día de la primavera, porque después del invierno que ha significado esta dictadura del gobierno de facto, comienza a salir el sol en el horizonte, con el pueblo cruceño de pie, con bolivianas y bolivianas que han dicho basta al no gobierno, que quieren alzar sus banderas de dignidad y esperanza en un futuro mejor. Es la primavera que se anuncia con el retorno triunfal del pueblo al gobierno, de la mano de nuestro binomio ganador, Lucho y David, un solo corazón.

¡Viva la lucha de los jóvenes, protagonistas de la nueva primavera boliviana!

Este es el día de los enamorados. Es decir de todos y todas que tienen vivo el sentimiento por su madre tierra, por su patria, por sus semejantes. Como decía nuestro inmortal comandante Ernesto Che Guevara, “a riesgo de parecer cursi, permítanme decirles que el revolucionario está imbuido de grandes sentimientos de amor”. Porque la juventud boliviana es fiel al amor eterno a ese pedazo del corazón que es Bolivia, la patria nuestra, la patria de los pobres del campo y de la ciudad, de los ninguneados, de los indígenas, de los intelectuales honestos, de los profesionales y de las amas de casa, de los comerciantes y trabajadores por cuenta propia, que han visto cómo, en menos de un año, una dictadura puesta por el imperialismo yanqui ha intentado asesinar a la patria, robándole hasta el último centavo en una sucesión de vergonzosos negociados.

¡Viva el amor por el cambio! ¡Vivan los jóvenes enamorados!

Celebramos este día de la juventud, porque jóvenes somos todos y todas quienes, como decía nuestro comandante Ernesto Che Guevara, somos capaces “de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo”. Jóvenes de Santa Cruz y de Bolivia, sigamos trabajando con entusiasmo, con alegría, con verdadero amor, por el retorno del pueblo al gobierno este 18 de octubre.

¡Sólo el pueblo salva al pueblo!

¡Lucho Presidente, el pueblo al poder!

¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.