Etiqueta: Osvaldo Peredo

Enero ha sido un mes de sentidas partidas, de enormes vacíos que nos dejan entrañables luchadores sociales que marcaron su impronta en la vida del país. Llorar sus ausencias no tiene sentido –salvo el de la catarsis personal–, mas sí recuperar de ellos lo mejor que nos dieron. De las muchas que nos afligen todavía, hay cuatro en particular que me han causado enorme impacto.

Osvaldo Chato Peredo deja en orfandad a numerosas organizaciones masistas del oriente del país, a las que se ligó para dar batalla desde adentro, a las infiltraciones de derecha que, curiosamente y con su ausencia, alzan nuevamente cabeza para hacerse del instrumento político del pueblo, con fines inconfesables. Combatió denodadamente la desviación de derecha que hacía suponer la necesidad de desarrollar un capitalismo andino previo al socialismo comunitario, expresada pragmáticamente en diversas concesiones a la derecha. Hoy, retumban esos tambores con más fuerza que nunca, nublando el horizonte revolucionario.

(más…)

No hay muerto malo ni novia fea, dice el adagio popular. Pues esta vez, Chato Peredo hará la excepción: fue malo, implacablemente malo, con sus adversarios políticos. Y lo expresó en diversas polémicas que sostuvo con diferentes personajes. Muchas de ellas han sido recogidas en sus escritos, y reflejan al personaje histórico que estuvo siempre identificado con la Revolución Cubana, con Fidel y el Che. Pincelazos de su vida han sido guardados en un libro autobiográfico al que tuve el honor de prologar.

Entre sus muchísimos enfrentamientos, es memorable aquel que sostuvo con Regis Debray. Por aquel entonces, el francés borraba con el codo su Revolución en la Revolución, para escribir su Adios a las armas. Chato ya intuía que ése sería apenas un estadio en el recorrido desertor que protagonizó el teórico que acompañó al Che en los inicios de la gesta guerrillera de Ñancaguazú. Y no se equivocó.

(más…)

Querer decir en un par de líneas quién fue Osvaldo “Chato” Peredo, es insoluble, imposible.

Solo para quienes conocen la historia, para quienes le entienden medianamente a la política, para quienes saben de valores y principios, para los que aman a su país, para los que creen en un mundo mejor, para los que vieron crecer Santa Cruz con obras como los módulos escolares, el oftalmológico y los parques Los Mangales, todo para que el ciudadano disfrute y goce de salud y educación gratuita…

(más…)

El 8 de octubre de 2007, contrariando los consejos de muchos “prudentes” del momento, el entonces presidente Evo Morales Ayma se hizo presente en Vallegrande, para rendir homenaje al comandante Ernesto Che Guevara, en acto organizado por la Fundación que lleva el nombre del insigne guerrillero y que entonces presidía Osvaldo Chato Peredo. No fue un hecho menor: se trataba del reconocimiento que, por primera vez en la historia, hacía un presidente electo democráticamente en Bolivia al combatiente sumariamente ejecutado por el ejército boliviano cumpliendo las órdenes de la CIA.

Hace unos días, el también presidente democráticamente electo Luis Arce Catacora, ha llevado a cabo un sencillo como emotivo homenaje a Osvaldo Chato Peredo, aquel que también se levantara en armas en las montañas de Teoponte, detrás de la quimera de la Liberación Nacional y el Socialismo. Tampoco es un hecho menor: es el reconocimiento que se hace a toda una generación de valerosos combatientes revolucionarios que, en su momento, no dudaron en ofrendar hasta sus propias vidas detrás de un ideal humanista y revolucionario.

(más…)

Chato Peredo nació un 4 de febrero de 1941 y creció en Trinidad, Beni. Relata él mismo que “En ese ambiente montaraz me crie los primeros años, en compañía de mis hermanos mayores Antonio, Gatty, Inti y Coco. Fui el menor de los Peredo (me llamaban «Zurrapa», denominativo común en la región para el hijo último de las numerosas familias); y para no parecerlo, intentaba imitar en todo a los mayores. Fueron precisamente Antonio, Inti y Coco quienes me inculcaron los ideales de justicia, solidaridad y socialismo desde la infancia; no sé cómo ni cuándo, pero ya era conocido que los hermanos Peredo del Beni fuesen identificados como guerrilleros”.

Recuerda Chato que sus primeras enseñanzas revolucionarias las tuvo de niño. Tenía apenas diez años de edad cuando se fundó el Partido Comunista de Bolivia. “En Trinidad, mi hermano Antonio fue fundador del Partido Comunista de Bolivia (PCB); siendo dirigente a ¡los 14 años! Inmediatamente a la fundación, el Partido se formaba por dos vertientes; una liderada por Hernán Melgar, a quien apodábamos «Bigote», y la otra por mi hermano, un adolescente que apenas salía de su etapa de mocoso. Obviamente, los tres Peredo –Antonio, Inti y Coco– formaban parte de la aguerrida militancia; yo era la cola y entonces me oponía a los trajines de mis hermanos por las preocupaciones que originaban en mi madre”.

(más…)

Este 21 de septiembre celebramos junto a la juventud el día de la primavera, de los enamorados, de los jóvenes. Y lo hacemos con inmensa alegría, porque esta fecha nos encuentra en una situación particular, en la que la juventud expresa su amor a la patria en las trincheras de la resistencia al neoliberalismo que intenta nuevamente alzar cabeza para acabar con las conquistas del pueblo; es decir, acabar con la patria misma.

Conmemoramos pues el día de la primavera, porque después del invierno que ha significado esta dictadura del gobierno de facto, comienza a salir el sol en el horizonte, con el pueblo cruceño de pie, con bolivianas y bolivianas que han dicho basta al no gobierno, que quieren alzar sus banderas de dignidad y esperanza en un futuro mejor. Es la primavera que se anuncia con el retorno triunfal del pueblo al gobierno, de la mano de nuestro binomio ganador, Lucho y David, un solo corazón.

(más…)