Para el Pitita inteligente y todopoderoso

Hay quienes pregonan, haciendo laureles de su inteligencia, la gran ignorancia del pueblo boliviano. “Son unos ignorantes!” gritan, “están todos manipulados, se aprovechan de la gente humilde porque ellos no entienden nada”. Así van los comentarios de los estudiados, los egresados, los “seres superiores” llamados pititas. Y atribuyen, además, este conocimiento celestial al haber investigado y leído.

Tenemos la esperanza, y personalmente soy más optimista, de que en el movimiento pitita hubieron algunos con mejores intenciones que podrían abrir su mente a unirse en la búsqueda del bienestar común, la búsqueda de un sistema más justo e incluyente. Pero también hay muchos otros que están en la urgente necesidad de visitar a un psicólogo, porque, en realidad, tienen que investigar mucho mejor y mucho más, señores pititas…

Su problema, o el problema de sus papás, es que ya no gozan de privilegios clasistas del pasado. En sus cerebros “ultra desarrollados” les es difícil visualizar que un campesino también pueda tener una cama igual a la suya, maneje un auto similar al suyo, tenga un terreno mejor al suyo, o un niño indígena vaya al mismo colegio donde les enseñan esta gran “inteligencia” de la que tanto presumen. Visualizar eso es, para él pitita, irracional pues están convencidos que todos los que no son “ellos” son y somos narcoterroristas!

Lo cierto es que se sienten frustrados porque desde hace 15 años tienen que vivir a la misma altura de la gente a la que tachan de “ pobres ignorantes”.

Ese es exactamente el problema en el país, hay gente que sigue pensando que son más “estudiados”, más “civilizados “, más preparados o más inteligentes que los demás, que los campesinos, indígenas y otros que conforman los movimientos sociales. Si fueran esas personas tanto más superiores como se jactan de ser, por lo menos deberían ya saber que todos tenemos mucho que aprender y compartir con nuestros hermanos indígenas y campesinos y que el conocimiento no se adquiere sólo de un libro o las universidades. Limitarse a eso sería sólo repetir lo que te enseñan y ser un autómata que sigue a la manada.

El movimiento indígena, campesino, incluyendo intelectuales y gente de la calle, los movimientos sociales, en general, no son, no somos ignorantes y manipulables, ni nos han pagado para la lucha, lucha que no sólo se restringe a este tiempo electoral, es una lucha de más de 30 años con un instrumento político, y una lucha de 500 años contra el olvido, la marginación y explotación.

Nuestros movimientos sociales no fueron manipulados para lanzarse a recuperar lo que era de TODOS los bolivianos, lo colectivo, lo que hasta hace poco nos pertenecía a todos; nuestros recursos naturales, nuestro territorio y nuestra dignidad. Fueron esos pueblos, sobre todo los del oriente los que llamaron a una asamblea constituyente. No existe un Einstein aquí que pueda negar ese logro.

Pasa que es exactamente lo opuesto, los que son manipulados son personas como los pititas, que les es suficiente las migajas que nos dejan y dejaron siempre multinacionales extrajeras, instancias como el FMI, el Banco Mundial y otros intereses financieros que lo único que pretenden es sostener el statu quo extractivista mundial, mantenernos pobres y sumisos para que ellos puedan vivir mejor. Todas esas migajas son por las que las élites y logias cívicas de corte conservador se pelean entre ellos, y atacan esas sobras de pan como pirañas de río seco. Quieren acaparar la mayor cantidad posible mientras ostentan el poder sólo para defender sus propios intereses, que al final, y casi siempre tienen que ver con el físco. Lo terrible es que personas como ustedes siguen siendo serviles a ese discurso, discurso que siempre lleva el cliché “por la democracia” y con todas las bendiciones del mismo Dios. Todo lo demás fuera de ese discurso es el anticristo.

No pueden darse cuenta que el instrumento más poderoso que tenemos los bolivianos es precisamente el de los pueblos indígenas, justamente esos “ignorantes” como ustedes tan arduamente pregonan, nuestros movimientos sociales. Es un verdadero capital humano por su capacidad de organización, su liderazgo comunitario y sobretodo, su voluntad con sacrificio. Siempre fueron ellos los que derramaron sangre para defender lo que es de todos nosotros y no lo hicieron ni pagados ni obligados, cuando uno lucha dando la vida, de qué te sirve tener plata?

Sólo unidos podremos sacar al país a flote… además, lo haremos orgullosos de nuestra propia gente, orgullosos de ser Bolivianos! El primer signo de ignorancia es la criminalización del propio boliviano cuando lo que deberíamos hacer es defendernos unos a otros.

Somos narcos? por favor!, aunque siempre hay y siempre habrán algunas manzanas podridas, los verdaderos narcos que mueven billones no son bolivianos!! Hay que rediseñar esa lucha pero JAMÁS empezando por criminalizar a un hermano boliviano. Sabemos de jerarquías sociales en el mundo y es igual en el mundo criminal, varones de la cocaina disfrutan de palco cómo nos peleamos entre bolivianos cuando sabemos que “The war on drugs” es una farza y debe ser combatída con responsabilidad compartida. Bolivia con 30000 hectáreas de coca… les suena grave? Colombia tiene 200.000 y está militarizada hasta los dientes por EEUU!!… es una guerra llena de cinismo.

Somos un país rico, tenemos todo!, no queremos migajas neoliberales cuándo podemos tener panes soberanos. Ese horizonte sólo puede venir de nosotros mismos, con nuestra propia plata estamos construyendo este país!!. Que ustedes piensen que sólo se hicieron canchitas y no se hizo nada muestra lo poco que conocen de su gente y de su país.

Si son seres inteligentes no repitan lo que ese entorno facista les grita para mantenerlos lerdos. En 14 años Evo hizo lo que nadie pudo en 180 años, esa es la realidad, lo saben todos y afirman muchos, incluido Mesa… Ahora, que se pudo hacer mejor las cosas…? Perfecto, se pueden hacer mejor las cosas, se puede debatir y no cometer los mismos errores. Pero cómo destruir lo que tanto nos costó construir? Inteligencia es tomar lo que se hizo y hacerlo mejor y después mucho mejor! Pero no vengan a decir que no se hizo nada, que todo se hizo mal… y encima a tachar a su misma gente de ignorantes!!… esa es una gran ironía que seguramente su exaltada inteligencia les ayudará algún momento a comprender.

La verdadera ignorancia está en repetir a quemarropa que tus hermanos son ignorantes cuando sabes que pisas la misma tierra y que compartes la misma sangre!

La gran sabiduría está en que el pueblo ha comprendido enteramente que prefiere morir de pie a estar viviendo serviles, de limosnas y de rodillas.

Leiden – Septiembre 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.