Los médicos “nunca sobran”

El pasado año el gobierno de facto de Bolivia había decidido suspender las relaciones diplomáticas con Cuba, al revelarse algunas posturas claras y coherentes del gobierno de la isla en referencia a sus últimas declaraciones sobre el papel de los médicos cubanos en el país.

En particular contra la brigada médica cubana, que el gobierno fascista incitó públicamente a la violencia contra el personal de la salud e incluyó allanamientos y registros brutales, ilegales e injustificados, acusaciones falsas y detenciones de colaboradores cubanos en Bolivia. Convendrá en ese sentido precisar lo que en realidad hizo y proyectaba realizar el gobierno cubano en favor de nuestro país.

Se aclaró a su tiempo, respecto de la cooperación médica cubana, que desde 2012 el apoyo era financiado íntegramente por La Habana. Además, que Cuba asumió todos los gastos de la cooperación con Bolivia por valor de más de 200 millones de dólares anuales, lo que incluyó equipamiento médico, medicamentos, insumos y material gastable, sostenibilidad de la brigada cubana, la transportación aérea de los colaboradores y los gastos en equipos médicos.

El encargado de negocios de la embajada cubana, Danilo Sánchez, tuvo que aclarar con contundencia, una vez más, el tema del financiamiento a la brigada médica y remarcó que “nunca van a ningún lugar a quitarle el puesto de trabajo a nadie». La respuesta tiene de igual manera un sentido más relevante cuando insistían en que se haría presente la brigada médica a nuestro país, Sánchez, afirmaba a la prensa que: “estos médicos nunca sobran”, recordando las palabras de Fidel Castro, sobre las gestiones que se realizan para el retorno de la brigada médica a territorio nacional.

Ha dicho afirmativamente que van a colaborar de manera humilde y amistosa en todos los sitios donde realizan cooperación y, que además, existen muchas posibilidades de efectuar esa cooperación en diferentes ramas, como la ciencia, educación, salud, comercio e inversión, destacando que las brigadas médicas cubanas tienen presencia en 56 países del mundo.

En los últimos años, con el renacer de las fuerzas de izquierda en América Latina, la Revolución Cubana ha incrementado su papel de dirección y apoyo. Hoy el gobierno cubano perfila un nuevo plan estratégico de recuperación de un programa económico.

Operación Milagro

La solidaridad de los pueblos es una señal de respaldo plena a sus políticas y clara muestra de integración de los pueblos. Cuba, es sin duda el país caribeño que estrechó la mano a Bolivia mediante el programa Operación Milagro o ‘misión milagro’.

El programa Operación Milagro fue un verdadero proyecto humanitario creado en 2004 por los Gobiernos de Hugo Chávez de Venezuela y Fidel Castro de Cuba. Y en Bolivia, el 15 de Septiembre del 2005, inicia ese proyecto integrado por 48 pacientes y 100 estudiantes. Y su propósito fue ayudar a personas imposibilitadas de recibir un tratamiento médico a que puedan ser operadas por distintos problemas oculares.

Lo más sobresaliente en gestos de gran reconocimiento mundial es el apoyo de las brigadas médicas en Europa y países de América Latina, con la asistencia de profesionales médicos para la atención de la pandemia del Covid – 19. Una lección que muestra al mundo como prioridad salvar vidas humanas. Hecho tan destacado que académicos británicos Imti Choonara y John Yandell nominaron formalmente a la brigada médica cubana Henry Reeve al Premio Nobel de la Paz 2021.

Por ello, toda iniciativa cubana debe ser apoyada por los países latinoamericanos, hoy debilitados por la estrategia del nuevo ajuste neoliberal, sin embargo, por lo que ya lo demostraron en 14 años, debemos defender a quienes se entregan, sin esperar nada a cambio y dan todo de sí la solidaridad como el gesto de integración y de hermandad de los pueblos.

*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *