La educación: Entre el Acceso y la Calidad

En el mundo el interés por la educación, por la formación de las personas es prioridad, todos sabemos que se educa para la vida, independientemente de la lectura y la escritura, como también estamos claros que la transformación social no es posible sin una educación escolar adecuada que potencie las capacidades de los estudiantes, de acuerdo con la cultura, la historia y las necesidades de cada país.

Durante nuestra vida republicana el acceso a la educación fue una aspiración y una demanda de los pueblos marginados y excluidos. El despojo de sus tierras, las luchas de resistencia y la necesidad de justicia dieron origen a la escuela indigenal y esta parió a Warisata, la escuela ayllu.

Todos estamos conscientes de las brechas educativas que existen en nuestro país, originadas en la desigualdad social, en la discriminación y en un sistema educativo que las reproduce. Las diferentes Reformas educativas, contra-reformas, Congresos Pedagógicos, han buscado “mejorar la Educación” pero no los métodos.

En esta oportunidad quiero destacar la Educación en los Centros Mineros, producto de la Nacionalización de las Minas y de la Reforma Educativa de entonces. En algunas entrevistas que he realizado los entrevistados afirman que lo mejor que tuvieron fue  “la educación recibida”.

Cuáles fueron los méritos de esta escuela o los aspectos destacados las escuelas de COMIIBOL: La selección de los maestros o, la exigencia a estos para estar entre los mejores, para superarse, el rendimiento de los alumnos era su propia evaluación, debían habilitar horas extraordinarias para la nivelación de los alumnos rezagados o de quienes presentaban alguna dificultad, en algunos casos apoyados por los mejores alumnos del curso. Los estudiantes contaban con todo el material educativo necesario y con aulas apropiadas, desayuno escolar, y actividades recreativas, deportivas y artísticas. La disciplina y el respeto a los maestros también eran destacables y su remuneración era satisfactoria. La  escuela era única y ahí podían ingresar los  hijos de los técnicos como de los obreros en igualdad de condiciones.

Hace muchos atrás, cuando trabajé con el Prof. Mario Guzman, (posteriormente fue contratado para un Programa Educativo por la OEA en el Brasil) me dijo “aprendí, más sobre Educación  cuando “el Machu Moreno”, Federico Escobar, que era el control Obrero de Siglo XX, me buscaba para pedirme información sobre temas vinculados a la escuela, a la educación o requería mayor información sobre determinados temas a tratar con las autoridades de la Empresa o para sus reuniones con la autoridades educativas, entonces yo debía leer más e investigar. Esto quiere decir que también la preocupación por una mejor educación era interés de los trabajadores.

A principios de año  se publicaron los resultados de la Evaluación PISA.

Las pruebas PISA son un examen mundial de las habilidades de los estudiantes de 15 años en lectura, matemática y ciencias, en la que Bolivia se encuentra por debajo del promedio Latino americano, que a su vez tiene un retraso de tres años en comparación con estudiantes de los países asiáticos y europeos.

En febrero del año en curso el periódico Página Siete, de acuerdo con el Informe de la UNESCO,  LLECE, en la que participó Bolivia, sobre la Evaluación de la Calidad de la Educación, señalan a nivel nacional, el primer lugar para Oruro y segundo lugar para Tarija. Puedo al respecto afirmar sin temor a equivocarme que entre las causas de este resultados están los niveles educativos de la población orureña, producto del impacto de la educación impartida por las escuelas de COMIBOL y los programas de alfabetización de los años sesenta y setenta que contribuyeron a la disminución de los índices de analfabetismo. Y el de Tarija por el predominio de la lengua castellana y su condición urbana.

En nuestro país hemos logrado algunos avances, por ejemplo hemos mejorado en el acceso a la educación, se ha disminuido la deserción escolar a través del Bono Juancito Pinto, se ha mejorado la infraestructura educativa, se han entregado tabletas a los alumnos de secundaria así como a los docentes, se ha dotado de desayuno escolar, de transporte en algunos municipios. Las autoridades municipales entregan como propaganda – dádiva mochilas, pero nadie se preocupa por mejorar la lectura y escritura de nuestros estudiantes.

No necesitamos de ninguna prueba mundial para saber que éste es un déficit que arrastramos de marras y, hoy por la pandemia, la mayor parte de los padres y madres de familia la está sufriendo porque se han convertido de la noche a la mañana en ayudantes obligatorios de los maestros en las clases virtuales de sus hijos, sus casas en escuelas, y se ven obligados nivelar sus rezagos, aún los personales, si tienen la formación para hacerlo, de lo contrario, lo dejarán pasar o contratan maestros para superarlos, si sus posibilidades económicas lo permiten.

Nuestras autoridades manejan con soltura datos numéricos sobre registro de alumnos pero no  nos dicen nada del rendimiento y tampoco sabemos cuán positiva o negativa fue la promoción automática, la clausura con aprobación para todos en la gestión 2020, y cuál el balance en este momento.

La educación es la primera función del estado pero es también responsabilidad de todos porque es un derecho colectivo y no solo es importante el acceso sino la calidad de educación que se imparte, más aún si soñamos con un país soberano, con reconocimiento de nuestra diversidad, sin discriminación, etc. etc. porque está claro también que dependiendo de la Calidad de personas formamos, tenemos el tipo de país que somos.

Luego de leer sobre los éxitos educativos de algunos países tengo el convencimiento de que debemos estudiar y profundizar en las enseñanzas que nos han dejado nuestras propias experiencias educativas. La escuela AYLLU de WARISATA y la experiencia EDUCATIVA DE COMIBOL.

Me referiré, sin embargo, a algunas de las condiciones que facilitan el éxito en los países que se sitúan entre los que tienen los mejores sistemas educativos.

1.- La selección de los maestros, es decir, los aspirantes a maestras y maestros, en general son los mejores alumnos de colegio, con experiencias de trabajos o actividades sociales, porque son un modelo respetado y respetable para los alumnos ya que aprenden de ellos a hablar bien, a expresarse y valoran sus conocimientos e interactúan con ellos porque guían y facilitan su aprendizaje. Son estos maestros que se convierten en expertos y ascienden a formadores de maestros y en las funciones del Ministerio de Educación.

2.- Las aulas son adecuadas y están bien equipadas, de modo que los niños trabajan en la escuela, según sus intereses y capacidades, tienen una enseñanza que les hace pensar, no memorizar, no llevan tareas a la  casa para que estos puedan tener tiempo de  compartir con la familia, con otros niños, puedan disfrutar de la naturaleza y contar estas sus experiencias.

3.- El primer año de escuela es el más importante por el aprendizaje de la lectura y la escritura, incentivan el gusto y el hábito de la lectura, que es apoyada por los padres y madres de familia. Es también importante y considerada como educación especial la actividad de reforzamiento/nivelación a los alumnos rezagados, con bajones o dificultades de aprendizaje, asistidos individual o grupalmente en todos los niveles.

4.- Que los niños y jóvenes participen de actividades artísticas y deportivas.

5.- La participación de niños de diferentes niveles sociales en una misma escuela, los hace  iguales, los hace apreciarse porque se hacen amigos, aprenden a ser tolerantes.

6.- Algunos países desarrollan programas educativos complementarios, a través de conferencias u otros  presenciales o por televisión. 

Debemos hacer los mayores esfuerzos como país para desmontar el sistema que reproduce la desigualdad y mantiene los privilegios de las clases dominantes que anteponen sus intereses por encima de los demás. Resarcir la deuda social existente y mejorar las brechas y déficits educativas no solo con los niños y jóvenes en edad escolar sino con adultos que no tuvieron una educación satisfactoria y hoy se convierten en apoyo obligado de las profesoras y los profesores.

Hagamos que nuestros niños y nuestros jóvenes, que son nuestro futuro, se desarrollen de manera armónica, tanto como sea posible, crezcan emocionalmente estables, con una saludable autoestima, en condiciones de igualdad y con oportunidades para todos.

Finalmente dejo para la reflexión la frase de  secretario de la OCDE (organización para la cooperación y el desarrollo económico)

“Sin la educación adecuada los jóvenes languidecen al margen de la sociedad, incapaces de enfrentar los desafíos del futuro mundo del trabajo, y la desigualdad continuará aumentando”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.