La escuela del mundo al revés

En 1998, a fines del siglo XX, Eduardo Galeano publica el libro “Patas Arriba” un compendio de las contradicciones habidas y por haber. En lo que va de noviembre y diciembre de este año, en Bolivia ocurren sucesos que bien pueden formar parte de un segundo volumen.

Veremos algunos ejemplos. En la semana del 1 al 4 de diciembre se llevó a cabo el “Encuentro Continental de Comunicación Indígena Comunitaria” delegaciones de Perú, Ecuador, México, Chile, Argentina, Guatemala, País Vasco y Bolivia compartieron y debatieron el estado regional de la comunicación indígena; para el caso boliviano se invitó a la Defensora del Pueblo, para exponer en el panel “La comunicación y la defensa y difusión de los derechos colectivos e individuales”.

Tanto los participantes bolivianos y sobre todo los visitantes, nos llevamos una desagradable sorpresa al escuchar la explicación del representante de la Defensora del Pueblo, que no pudo asistir personalmente.

El representante, señaló que en Bolivia el mes de noviembre del año 2019 se vivió “un vació de poder”, argumento utilizado por los golpistas para justificar sus acciones; pero la cosa no paró ahí, sino que opinó que el movimiento indígena originario no tiene ideología y que no existen “noticias falsas”. Por supuesto que la reacción de los presentes fue contundente y el representante tuvo que recibir la devolución de la Ley del “Defensor del Pueblo” que había sido distribuido entre los presentes. Uno a uno los y las presentes devolvieron el folleto para demostrar su rechazo a las afirmaciones del Adjunto de la Defensora del Pueblo. Cerca de dos horas duraron los testimonios de comunicadores y comunicadoras que sufrieron las consecuencias del golpe de Estado.


En el mes de agosto, de este año, se presentó una denuncia acerca de la existencia de itemes “fantasmas” en la Alcaldía de Santa Cruz. El Fiscal se negó a recibir la denuncia, el Fiscal General tuvo que enviar, una comisión de Fiscales para investigar este caso. Los involucrados, comenzaron a salir del país y nuevamente los mecanismos del Estado que tienen que tomar previsiones no evitaron que implicados abandonen el país y sólo les restó confirmar las fugas.


En Cochabamba, el actual alcalde, que tiene pendientes varios juicios por denuncia de corrupción, se encuentra empeñado en construir una nueva terminal de buses, ya sospechada de un nuevo negociado, lo extraño es que el Gobernador no ha reaccionado a los cuestionamientos de la población que se siente afectada por esta construcción, como son los productores lecheros y por estar en las cercanías de un procesador de desechos sanitarios. Se arguye que la antigua relación entre el gobernador y el Alcalde (pertenecían a la misma organización política) permite este tipo de actitudes.


El Ministro de Educación tuvo que renunciar debido a una denuncia de haber permitido que muchos maestros “se copien la tarea” para lograr asensos.


Los aires navideños logran disipar el ambiente político, que en Bolivia tuvo un año de sobresaltos y violencia, pero no logran menguar las críticas al gobierno se mantienen, sobre todo por mantener en la burocracia estatal a personal del gobierno golpista.

#AntonioAbal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *