El hegemón aletea fuerte, injerencista y con las pretensiones de siempre. Herido en su unipolaridad, que creía eterna a partir de 1989 con la caída del muro de Berlín, fue afrontado en su pretendido “patio trasero” por el comandante Hugo Chávez en los años 90 del siglo pasado. Entendió entonces que nuestra América cambió, por lo que decidió arremeter con todas sus fuerzas en contra de las decisiones de sus pueblos utilizando todas las formas de lucha.

(más…)