El cinismo es propio de gentes sin principios, sin valores. Los cínicos van tras la búsqueda de objetivos sin trepidar un solo instante en los medios para conseguirlos, así sean estos los más detestables, los más obscenos e inmorales.

Los cínicos, son descarados y hasta procaces en su insolente desvergüenza, son desleales y traidores, ruines y mentirosos.

(más…)