El informe publicado la semana pasada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) continúa provocando un remezón en la política boliviana; poniendo al descubierto la endeblez de la argumentación de la derecha por soslayar no sólo su participación en la violación de derechos humanos individuales y colectivos durante la dramática ruptura democrática, sino también insistiendo tozudamente en su discursiva de si fraude electoral no golpe de Estado. Pero más tozudos parecen ser los hechos. Día que pasa, se acumulan pruebas de aquel golpe que no fue, ni por asomo, expresión del “cansancio del pueblo boliviano con la dictadura de Evo Morales”, como sostienen todavía algunos porfiados opositores.

(más…)