Las elecciones generales del próximo 18 de octubre en Bolivia atraviesan por un momento extremadamente difícil y sensible. Las sistemáticas declaraciones de amenaza y odio que formulan los funcionarios del gobierno de facto de Jeanine Áñez, nos obligan a estar alertas. No hay día en que no esté presente en los voceros del gobierno la convocatoria, abierta y encubierta, al despliegue de la violencia estatal y paramilitar contra los movimientos sociales, la dirigencia y militancia del Movimiento Al Socialismo (MAS) y sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia, Luis Arce y David Choquehuanca.

En la actualidad son pocos los países de la región donde la proximidad de las elecciones generales está marcada, como en Bolivia, por la amenaza del uso de la fuerza y por la indisimulada presión hacia el Ministerio Público para detener a dirigentes sindicales y políticos. Incluso en países con viejos conflictos internos armados se han declarado treguas para momentos como estos.

(más…)