La Iglesia Católica y sus principales autoridades están vinculadas a la historia de nuestro continente desde la invasión hasta el presente, fueron y son actores directos de la política y el poder. La religión y la espiritualidad fueron y son el medio para que estén involucrados con el poder; sus intervenciones aparentemente institucionales, son acciones políticas en tiempos de crisis de las élites dominantes estatales que comparten y comulgan la visión y concepción de la nobleza eclesial.

(más…)