El 8 de octubre de 2007, contrariando los consejos de muchos “prudentes” del momento, el entonces presidente Evo Morales Ayma se hizo presente en Vallegrande, para rendir homenaje al comandante Ernesto Che Guevara, en acto organizado por la Fundación que lleva el nombre del insigne guerrillero y que entonces presidía Osvaldo Chato Peredo. No fue un hecho menor: se trataba del reconocimiento que, por primera vez en la historia, hacía un presidente electo democráticamente en Bolivia al combatiente sumariamente ejecutado por el ejército boliviano cumpliendo las órdenes de la CIA.

Hace unos días, el también presidente democráticamente electo Luis Arce Catacora, ha llevado a cabo un sencillo como emotivo homenaje a Osvaldo Chato Peredo, aquel que también se levantara en armas en las montañas de Teoponte, detrás de la quimera de la Liberación Nacional y el Socialismo. Tampoco es un hecho menor: es el reconocimiento que se hace a toda una generación de valerosos combatientes revolucionarios que, en su momento, no dudaron en ofrendar hasta sus propias vidas detrás de un ideal humanista y revolucionario.

(más…)