LAS TRANSFORMACIONES DEL ÓRGANO EJECUTIVO

La dictadura de la autoproclamada presidenta ha aprobado un decreto de «reestructuración» que no es otra cosa que un retorno al neoliberalismo, la privatización de la salud e intento de invisibilizar a los saberes de las culturas originarias.

La disminución de ministerios y embajadas, con el supuesto de disminuir los costos del Estado, encubre el objetivo principal de la propuesta del grupo retrogrado en función de gobierno, porque ademas de atentar principalmente contra la Cultura y los conceptos de Descolonizacion, su objetivo es retornar hacia los postulados del neoliberalismo.

Eso se busca mediante la reestructuración del Ministerio de Salud con tres viceministerios, entre ellos el de Seguros de Salud y la anulación del viceministerio de medicina tradicional e interculturalidad que rebaja a esa instancia a un nivel de Dirección secundaria, dependiente de un viceministerio nuevo, el de Promoción.

Este viceministerio tiene entre sus atribuciones y responsabilidades “Diseñar y proponer la política de promoción de la medicina tradicional y su articulación con la medicina académica o universitaria, en el marco de la interculturalidad y adecuación étnico-cultural de los servicios de salud», lo que significa adecuar o folklorizar a los servicios de salud, de la manera como se hizo anteriormente. Así mismo, un inciso posterior dispone diseñar, proponer y desarrollar un modelo de atención integral de promoción y fomento de la salud familiar y comunitaria, respetando la interculturalidad en las comunidades, pueblos, suyus, marcas, ayllus, tentas, capitanías y otras, lo que significa reducir la Política Nacional de Salud familiar y Comunitaria Intercultural, SAFCI, a los pueblos originarios, de acuerdo a las características secundarias de estas naciones, es decir una medicina apropiada para indios.

Por otra parte, la conformación de un nuevo viceministerio, el de Seguros de Salud, nuevamente centraliza a los seguros de salud y reincorpora el concepto de los seguros públicos. Esa modalidad fue precisamente rechazada durante los 14 años del Proceso de Cambio por el Ministerio de Salud y los movimientos sociales, porque el aseguramiento, cualquiera sea este (privado, social o público), está en relación a la prima o monto asignado para esa población, de acuerdo a la capacidad de pago. Este tema es contrario a la CPE y la ley 1152, “Hacia el Sistema Único de salud” de febrero del 2019, y atenta contra la participación popular y la gestión social en salud.

Tampoco se trata solo de reincorporar al ministerio de Culturas, sino evitar el retroceso en los logros que las naciones y la población toda ha alcanzado por el respeto a las culturas, por el ejercicio pleno del derecho a la salud, la educación, la alimentación sana y segura, y otros que hacen a la vida misma.

8 de junio de 2020

Dirección Nacional

Movimiento Guevarista de Bolivia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *