Tierras raras y litio: verdaderas causas del golpe contra evo morales

Se denominan tierras raras a un grupo de elementos químicos esenciales para el desarrollo de industrias de diversa naturaleza, desde la electrónica de uso doméstico, como la fabricación de automóviles eléctricos pero sobre todo y fundamentalmente para el desarrollo del complejo militar industrial, donde se vienen desplegando programas en países como Israel, Rusia, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Polonia, Singapur y por supuesto Estados Unidos y la República Popular China.

Estos se conocen como los proyectos Corner Shot, Ratnik, Land Warrior, Tales, Felin, Programa FIST, Programa IdZ, ComFut, Tytan, ACMS, DARPA y otros.

Para estos programas y proyectos las tierras raras son componentes esenciales e indispensables.

Estas tierras raras como su nombre lo indican son escasas en el planeta, siendo las Cordilleras más altas del Planeta, su lugar de presentación. Vale decir que las cordilleras del Tibet y la de los Andes, son emporios de las mismas.

La RP China ha desarrollado la tecnología para su explotación e industrialización. No ocurre lo mismo en los países andinos, en los que su explotación e industrialización explicita no existen, por ausencia de tecnologías y control de las mismas por las transnacionales mineras. En nuestro continente estas se presentan en los concentrados de Zinc, Plata y Plomo y que por increíble que parezca, son exportados como escoria de los concentrados señalados.

La RP China domina la producción mundial de elementos de tierras raras, también conocido como ‘oro industrial’, posee las mayores reservas mundiales de tierras raras (alrededor de 45 millones de toneladas) las que son difíciles de extraer y procesar, tarea casi exclusiva de la avanzada tecnología asiática. El 2020 China habría producido al rededor 110.000 toneladas de tierras raras constituyendo aproximadamente el 55 por ciento de la producción minera global total en este rubro. Habrá que señalar que esta producción tuvo origen tanto en la producción de minas chinas, como en la exportación de concentrados de plomo, plata y zinc de países como Bolivia y Perú que procesados industrialmente separan las tierras raras de estos metales.

Estas tierras raras no se venden por toneladas sino por kilos. Ese es un indicador del valor que el mercado mundial les ha asignado. Global Market Insights, señala que para el año 2024 el mercado de tierras raras tendrá un valor de 20.000 millones de dólares

La guerra comercial entorno al 5G que han desarrollado China y Estados Unidos, implica no solo el dominio de esa tecnología a escala mundial, sino también el control de las materias primas que la hacen posible. La revolución en las comunicaciones, tiene pues en las tierras raras uno de sus actores fundamentales.

Producto de las sanciones impuestas a la Huawei por los Estados Unidos, los chinos han decidido poner severísimas restricciones para la exportación de tierras raras a la industria civil/militar norteamericana. Esa es la razón para que la carrera espacial norteamericana se haya reactivado, pues la Luna, el satélite de la tierra y el planeta más cercano y Marte, se considera que son también emporios de estas tierras raras.

En síntesis, las tierras raras son un factor definitivo en el ejercicio del geopoder mundial y la RP China, tiene la tecnología para su separación además del monopolio de su comercialización y dispone de las mayores reservas comprobadas del planeta.

El lunes 5 de abril de 2021 The Times publicó un artículo de interés en el que expertos británicos advierten sobre el control de la RP China sobre estos recursos naturales y la cada vez mayor dependencia en tecnología e industria de la defensa, al punto que señalan “podría ser cada vez más perjudicial para la seguridad del Reino Unido” señalando además que existe «el riesgo de que China use su posición en la cadena de suministro para presionar a otras economías». Por otra parte señalan que la dependencia de las tierras raras se destacó como un problema de seguridad, y alertan sobre la importancia fundamental de diversificar los suministros para «mantener abierto el comercio de bienes fundamentales en tiempos de crisis», argumento con el que están financiando un proyecto de minería en aguas profundas en el Pacífico, justamente contigua a la Cordillera de los Andes.

En este contexto de geopoder, en el que la tecnología depende en gran medida en los recursos naturales que la hacen posible, podrían explicarse el golpe de Estado contra Evo Morales, evento en que Elon Musk dijo explícitamente que había tomado partido con su empresa TESLA, por su interés en el litio, así como la gran actividad conspirativa del Embajador Ingles en Bolivia Jeff Gleking (ver investigación de la Zurda Radio https://lazurdaradio.com/jeff-glekin-el-embajador-que-apoyo-la-dictadura-de-anez-por-el-litio-boliviano/) y sus consideraciones en torno a nuevos caminos para la explotación y comercialización del litio, dejando explicito el interés de Inglaterra también en el litio.

EEUU e Inglaterra hoy que sostienen que los chinos podrían asumir el control del litio y las tierras raras en nuestro continente, como una otra expresión de la Nueva Ruta de la Seda hacia América Latina. Por el interés de tener control sobre estos recursos estratégicos e impedir a la china su control hegemónico –que no es otra cosa que la lucha por el geopoder-Bolivia, una vez más, fue agredida y la sangre de bolivianos se vertió, por los intereses y ambiciones transnacionales sobre nuestros recursos estratégicos que históricamente fueron asaltados (la plata, el estaño, el salitre, el guano, la goma, el gas y el petróleo), costando perdidas territoriales, pérdidas de vidas humanas y pre fabricados enfrentamientos entre bolivianos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.