Piratas de la Muerte

La Chiquitanía forma parte de la gran Amazonia, considerada el pulmón del mundo, territorio de las naciones indígenas de tierras bajas.

Naciones indígenas que aún se resisten a la agresión permanente de mafias organizadas e incrustadas en los pueblos y comunidades indígenas.

Estas mafias se presentan como empresarios forestales que se van apoderando ilegalmente de las tierras, bosques y sometiendo a los gobiernos locales cabildos, capitanías, organizaciones indígenas regionales y alcaldías.

Utilizan estas instancias de decisión para fomentar la destrucción y el saqueo de nuestros recursos naturales afectando el desarrollo sostenible propio de las comunidades y pueblos indígenas; provocando migraciones masivas a las ciudades intermedias donde sobreviven dentro de una sociedad que los hostiga y discrimina por el origen indígena.

Ahora cuando el Estado atreves de sus funcionarios valientes de la ABT pretende hacer cumplir la normativa y la ley, surge supuestos dirigentes ilegales de la CIDOB como Justo Molina y Rosendo Alpire y su directorio salen a defender a los financiadores del golpe de estado y a los patrocinadores de la división del movimiento indígena en lugar de defender a sus propios hermanos indígenas que han abandonado su habitad, destruido por las acciones ilegales de los foráneos oportunistas.

Hacemos un llamado a nuestro gobierno para hacer respetar nuestras leyes; También a la comunidad internacional para que intervengan en defensa de los derechos humanos y la vida de los pueblos indígenas

KEIREMBA DE LA APG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.