8 de Marzo: por el derecho al trabajo digno de las mujeres

El 8 de marzo anteriormente se denominó  Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en la actualidad solo se llama Día Internacional de la Mujer. Hoy significa  la lucha de las mujeres y  su participación en la sociedad y su desarrollo íntegro como persona, en pie de igualdad con el hombre. 

Se cuenta que se adoptó como Día Internacional de la Mujer en honor a 129 mujeres que murieron en una fábrica textil de Estados Unidos en 1908, cuando el empresario ante la huelga de las trabajadoras, prendió fuego a la empresa con todas ellas dentro quemándolas vivas. Las mujeres de esta fábrica pedían la reducción a 8 horas trabajo por día  y por un mejor trato como obreras. Ésta es la versión más aceptada sobre los orígenes de la celebración del 8 de marzo como Día Internacional de las Mujeres. El incendio de la fábrica textil Cotton de Nueva York  forma parte de la historia  del feminismo y son compartidos por las feministas de todo el mundo. (Nuria Varela). 

En la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas realizada en Copenhague en 1910, Clara Zetkin, una feminista socialista, propuso y se aprobó la celebración del «Día de la Mujer Trabajadora», desde entonces se ha extendido a nivel internacional a muchos países.

En nuestro país, el 8 de marzo es un día que debe servir para visualizar la desigualdad de género y para reivindicar la lucha por la igualdad efectiva de derechos para las mujeres en todos los ámbitos.

Si bien es cierto que ha habido avances en la Constitución Política del Estado para la igualdad de la mujer, en los hechos falta mucho camino que recorrer.

Un avance significativo ha sido lograr la paridad y alternancia en los niveles legislativos del país lo que ha logrado mayor presencia de mujeres. Sin embargo, falta su presencia en la gestión pública y específicamente en los niveles de planificación para que sus necesidades específicas sean atendidas por los diferentes niveles de gobierno.

Un tema pendiente a pesar de tener leyes e institucionalidad, es el tema de la violencia contra las mujeres, que está presente en la agenda pública pero que a la fecha no se ha logrado disminuir y al parecer ha aumentado la violencia y los feminicidios. Pero lo preocupante es el show que realizan los medios con este tema, como si fuera una competencia, mostrar los casos más graves y dolorosos para tener más audiencia. Esto se debe al sistema patriarcal y al machismo existente en nuestro país, que no se ha logrado cambiar.

Para rendir homenaje a las 129 mujeres trabajadoras que murieron por reclamar sus derechos laborales en Chicago, queremos insistir en un tema fundamental en nuestro país, que es la desigualdad de las mujeres en el acceso a trabajo, y las consecuencias de la doble jornada, producto de la división sexual del trabajo (trabajo en la casa y en la fuente de generación de ingresos). 

Muchos estudios nos muestran que las mujeres acceden mayoritariamente a trabajos precarios con bajas ganancias y sin acceso a la seguridad social y a la jubilación. Otra característica es la discriminación para acceder a fuentes de empleo y la diferencia de salario a favor de los varones en desmedro de las  mujeres por el mismo trabajo. Por otro lado, en los trabajos formales son víctimas de acoso laboral y sexual especialmente las más jóvenes.

Es importante que los gobiernos consideren como un asunto urgente de enfrentar, la doble carga que tienen las mujeres, lo que no les permite tener igualdad de condiciones para trabajar, estudiar, acceder al poder o al tiempo libre. Es preocupante especialmente el exceso del trabajo doméstico y de cuidado de las mujeres que  realiza primero en el  hogar y luego en la generación de ingresos.

Otro tema es la ausencia de las mujeres y sus necesidades en todos los procesos de planificación de los diferentes niveles del Estado y por lo tanto las políticas, los planes y proyectos son neutros y no satisfacen sus necesidades específicas.

Por lo tanto, este 8 de marzo es un día para recordar a nuestras autoridades y a nuestra sociedad, la injusticia de un sistema patriarcal que otorga pocas posibilidades a las mujeres para acceder a un trabajo digno y para que las políticas consideren que el cuidado y la reproducción de la vida son trascendentales para que se respeten todos los derechos laborales de las mujeres.

Cochabamba, 8 de marzo de 2022

María Isabel Caero P. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *