Centros urbanos, gobiernos subnacionales y desestabilización

Los gobiernos subnacionales de los centros urbanos han sido los espacios de desestabilización que como proceso de cambio se ha tenido desde hace varios años y que muy paulatinamente se perdieron durante las contiendas electorales (caso Cochabamba y El Alto), no por una mala gestión de lo público, sino por las malas políticas culturales, comunicacionales y educacionales en estos municipios urbanos, más que todo hago referencia La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, las cuales dieron paso a que la oposición gane estas plazas incluso a costa de obras del gobierno del MAS, las cuales fueron adueñadas en varios casos.

El desclasamiento que ha vivido esa población de clase media, que salió de la pobreza a pasar a ser una clase media sin conciencia social, trajo consigo una percepción de pertenencia a una estrato social de clase alta, muy arraigado a consignas coloniales, impulsadas por medios de comunicación tradicionales privados y con tan poca campaña cultural en cuanto a tomar conciencia de la condición de clase que se tenía y de los motivos por los cuales logró ascender de estrato (disculpen si la terminología no es correcta) trajeron consigo una nula apropiación del proceso de cambio como mecanismo de progreso dentro de lo individual y estatal.

Es así que hoy vemos cómo estos centros urbanos con clases medias, con ascendencia indígena, o antepasados campesinos, discriminan a su par y caen en una falsa narrativa de que existe totalitarismo, que es un régimen y que están violentando la democracia. La narrativa es la misma del 2019, el discurso mediático sigue igual, e incluso vemos cómo con cinismo ciertos analistas económicos vienen con la farsa de decir que el Modelo Social Económico Productivo es obsoleto y que el mejor modelo de crecimiento es el cruceño.

Todas las medidas implementadas por el Gobierno nacional en estos años de Proceso de Cambio generaron las condiciones sociales, económicas y productivas para que ese pseudo “modelo de desarrollo camba” sea lo que supuestamente es: exitoso.

Es así que partiendo de la subvención de hidrocarburos, programas de riego, seguridad alimentaria, créditos con facilidades de pago con intereses bajísimos propiciaron las condiciones para que exista esa clase media emergente y ese empresariado “exitoso” en dicho departamento y que de por sí quiere arrastrar a esa clase media emergente desclasada a luchar por intereses de clase que ni les interesa los que viven el día a día (esto ya comprobado por el paro a causa  del Censo) y que por un simple odio al MAS  (que no saben que representa y es el creador de ese modelo económico exitoso con medidas económicas y políticas coadyuvó a la existencia de ese circulante en dicho departamento) terminan apoyando a una clase o élite a la cual no pertenecen.

Vemos cómo ahora ya se están develando las nuevas consignas (no tan nuevas) para tratar de descalificar todo lo logrado por el Proceso de Cambio, nuevamente veremos salir a los “supuestos” defensores de la “democracia”, señalando que es una dictadura, todo por defender a un tipo que no asistió a declarar cuando se lo cito y que pensó que estaba por encima de la justicia (justicia que no la maneja el MASISMO), ya que son los mismos jueces que metieron a la cárcel a más de 1.000 presos políticos durante el régimen de Añez.

Debemos urgentemente trabajar en los centros urbanos para tratar de generar en esa clase media mínimamente conciencia social y que se apropie del Proceso de Cambio y sus logros.

Fuente: Ahora el Pueblo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *