Cuba: un ejemplo que resiste

 En 1959 el Che afirmaba:  “La revolución no está limitada a la nación cubana pues ha tocado la conciencia  de América y ha alertado gravemente a los enemigos  de nuestros pueblos” todo esto antes de ser declarada revolución socialista. La perspectiva estratégica del Che ya anunciaba entre otras cosas la emergencia de las dictaduras militares, del Plan Cóndor, de los Moreno, Boric y muchos otros que con el discurso de una “izquierda posible” se han convertido en los agentes internos de los planes imperiales de EEUU.

En perspectiva histórica “los enemigos del pueblo” han tratado de ahogar la revolución cubana y detener el ejemplo, que pese a todo recorrió a la gran mayoría de países de América. El llamado “giro a la izquierda” en Bolivia, Perú, argentina, Venezuela, Ecuador, Brasil, Paraguay, Uruguay, Guatemala y hoy Colombia, no puede ser explicado sin tomar en cuenta el ejemplo catalizador de la revolución cubana.

La resistencia, esa cualidad insuperable del pueblo cubano, ha sido el centro de ataques para quebrar la pétrea solidez del sujeto revolucionario en Cuba. Ese ejemplo continúa viva, remozada con cada agresión, con cada muerte de revolucionarios y revolucionarias en todo el territorio de América. Primero fueron las dictaduras militares las encargadas de implementar las políticas imperiales, luego vendrían los cantos de sirena de la globalización y el ajuste neoliberal como los “salvadores” del desastre que dejaron las dictaduras, las pocas democracias de la posdictadura, que se autodefinieron como procesos de “izquierda”  fueron diezmados por los agentes externos e internos, como el caso de la UDP en Bolivia.

El pueblo cubano, ese sujeto colectivo que defiende a muerte su revolución, como señaló el Che, no se queja, asume conscientemente su responsabilidad histórica de ser el ejemplo de la única revolución socialista en nuestro continente y que pese al diario hostigamiento de EEUU, persiste en la construcción del hombre nuevo, de la mujer nueva, de la sociedad nueva.

Bolivia, por sus propios caminos, inició su proceso de cambio, con los similares objetivos de los hombres de Sierra Maestra, y como en Cuba EEUU comenzó a su tarea de zapa y su culminación fue el golpe del año 2019. No fue Playa Girón, en Bolivia se utilizó la tecnología de punta en materia de comunicación, logrando generar una subjetividad agresiva, racista y manipulable en su espiritualidad, son otros tiempos, otras tácticas. 

Hoy día Cuba sigue su lucha de resistencia al bloqueo salvaje, en cambio en Bolivia estamos librando la fase de lucha intestina, destinada a eliminar el Estado Plurinacional.

Cuba sigue siendo el ejemplo a seguir, mientras Bolivia tiene el desafió de revertir los planes de EEUU de frenar un modelo alternativo de sociedad y Estado. 

Sucre 1-01-2024

Antonio Abal. O.

Escrito por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *