¡Queremos un gobierno civil-militar y policial! Con estas palabras ha comenzado una escalada de movilizaciones, que pretende instalar una nueva dictadura en Bolivia. No es nueva esta actitud en la dramática vida de Bolivia.

Estos llamados, manifestaciones y “cabildos” se encuentran tipificados en la Constitución Política como sedición, figura utilizada hasta la saciedad por el gobierno de Jeanine Añez, para anular a dirigentes políticos y sindicales; pero hoy cuando esta figura jurídica se presenta claramente, no existe ni el más mínimo apego a la norma constitucional y su aplicación. La ausencia del Estado es total.Lo que debe preocuparnos a todos los que vivimos en este territorio, es el paulatino deterioro del Estado como garante de una vida que respete los derechos, valores y principios que rigen en nuestro ordenamiento como sociedad, este deterioro se encuentra presente sobre todo en la ciudad de Santa Cruz.

(más…)