¡Queremos un gobierno civil-militar y policial! Con estas palabras ha comenzado una escalada de movilizaciones, que pretende instalar una nueva dictadura en Bolivia. No es nueva esta actitud en la dramática vida de Bolivia. Estos llamados, manifestaciones y “cabildos” se encuentran tipificados en la Constitución Política como sedición, figura utilizada hasta la saciedad por el gobierno de Jeanine Añez, para anular a dirigentes políticos y

Leer mas...