Después de hace más de diez meses de recuperada la democracia en nuestro país, y más de 15 años de inaugurado el proceso de cambio, se puede identificar con mayor precisión la peculiar idiosincrasia “pitita”. Esta se ha desarrollado primero, a partir de enero de 2006, azuzando en la clase media el temor de perder casas y vehículos que serían expropiados por el gobierno de los indios, en algunos casos incluso llegaron a vender alguno que otro inmueble para emigrar a los states. Otros más confiados en su poder económico e influencia política, que todavía mantenían, auguraban un inminente fracaso de un gobierno de ignorantes e inexpertos.

(más…)