¿Otro Plan Cóndor en Bolivia?

A partir de la irrupción de gobiernos de facto en América Latina en la década de los setenta y ochenta, el gobierno de los EE.UU. y la CIA, tienen una larga historia de violentas intervenciones en varios países de esta parte de América del Sur.

Fue en esos años que tuvo lugar un Plan Cóndor -una operación de coordinación criminal y apoyo mutuo entre las dictaduras del Cono Sur del continente americano bajo supervisión de la CIA para asesinar, espiar, vigilar, secuestrar, torturar e intercambiar personas ilegalmente entre países- hoy América Latina sufre un nuevo “Plan Cóndor” para reimplantar el neoliberalismo bajo el manto de ‘Golpe suave’.

Aquel Plan Cóndor fue una de las diversas operaciones que se realizaron en el marco de la siembra de dictaduras militares para aplicar la teoría de la Seguridad Nacional de Estados Unidos y dejar a los pueblos atrapados bajo gobiernos terroristas de Estado, presuntamente para combatir el peligro del comunismo.

Participaron en aquella Operación o Plan Cóndor, con mayor o menor grado de involucramiento, los regímenes dictatoriales del Cono Sur de América que Washington había impuesto o aprobado en Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador y, por supuesto, con Estados Unidos como jefe de la banda.

Diversas sensaciones produjo en el imaginario social y colectivo tras conocerse que el expresidente de Argentina, Mauricio Macri dio el apoyo con material bélico a Bolivia en noviembre de 2019, para ejecutar acciones de represión en las masacres de Senkata y Sacaba.

Notas y revelaciones vía cancillería y de la Embajada de la Argentina, confirman que los días más conflictivos de noviembre tuvieron no solo el apoyo bélico de la Argentina con Macri sino también del Ecuador de Lenin Moreno. Por ahí también se comentó que el propio Sebastián Piñera en Chile estaba en los mismos afanes de reeditar el Plan Cóndor con quienes en el sur de América se ejecutaron con gobiernos de facto de los años setenta.

La periodista argentina Stella Calloni explicó que en el Golpe de estado de 2019, hubo “maniobras conjuntas de Chile, Argentina y el Comando Sur”. Además señaló que el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, está comprometido, porque se sabe que de Jujuy salió dinero, tropas especiales, muchas que cruzaron la frontera, y afirmó que “el involucramiento de Mauricio Macri y Sebastián Piñera era total”.

El Plan Cóndor supuso para América Latina una de las etapas más nefastas de la historia, ya que permitió el control directo de quienes estaban siendo “observados e informados», una manera de actuar de la estrategia del Plan Cóndor, es decir, el envío de información y la desaparición de personas.

Las tramas de una nueva reedición de lo que fuera ese Plan Cóndor estaban en puertas esta vez en el gobierno de facto de Añez, con la ayuda de sus presidentes (Macri, Piñera, Bolsonaro) como lo hicieron entre 1973 y 1980 con Jorge Videla y Augusto Pinochet en 1976.

Cuando hay voces que llaman a la restauración del modelo neoliberal bajo esas nuevas intentonas de Golpes suaves, es necesario hacer un nuevo llamado al pueblo organizado, ya que estamos confirmando como el gobierno de Mauricio Macri en la Argentina, y la sumisión a mandatos del país del norte por parte de Colombia, Brasil, Chile, Paraguay y Ecuador, estaban actuando para consumar ese golpe en Bolivia en 2019.

El pueblo que conoce de las muertes y que resistió la fuerte represión a gobiernos de facto otra vez está en alerta y vigía para denunciar al mundo que no se vuelva a atentar a la vida y los procesos democráticos en América Latina y sobre todo en nuestro país.

*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.