Betanzos, heroico

Betanzos hizo noticia en los últimos días por su heroica defensa a quien, en el golpe de noviembre de 2019, fue el referente de la resistencia histórica en defensa de la democracia y de quien la metralla del gobierno de facto asesinó a Marcelino Jarata Estrada y, por ello, puso en la memoria colectiva un hecho que no puede quedar en la impunidad.

Betanzos es un pequeño municipio en el departamento de Potosí, capital de la provincia de Cornelio Saavedra, localidad distante a 45 km al este de la ciudad de Potosí, cuya base de su economía es la producción agrícola.

Fue también Betanzos que lleva en la memoria ese hecho de sangre del gobierno de facto y que también lo refleja el informe final del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI-Bolivia) que establece, sobre los hechos suscitados, cuando efectivos del Ejército utilizaron armas letales durante el operativo de desbloqueo de la carretera que conecta con Sucre.

Un informe del Ministerio de Defensa señalaba que los efectivos militares emplearon armamento, escopeta Mossberg 12 mayor con balines de goma. Sin embargo, el conjunto de pruebas indica que los efectivos del Ejército, en esos días, utilizaron armas letales de acuerdo al informe final que detalla el documento del GIEI.

Según los relatos de la viuda e hijas ante la Fiscalía, Jarata regresó del campo esa mañana y salió para sumarse a las protestas en defensa de la democracia. Horas después se enteraron de su muerte a través de las redes sociales.

Según el informe de autopsia, la muerte de Marcelino fue ocasionada por un impacto de proyectil de arma de fuego disparada a larga distancia, que lesionó su rostro.

Es por ello que el pueblo de Betanzos tiene muy clara en su memoria ese hecho luctuoso por la muerte de Marcelino Jarata Estrada, que obligó al pueblo betanceño a exigir justicia en el bloqueo de la carretera, lo que hizo que tanto Camacho como Mesa no pudieran llegar al encuentro cívico.

La actitud heroica y rebelde de potosinos y potosinas, sobretodo de municipios rurales, en este caso como Betanzos, salió a flote con mucha valentía pese a que muchas veces ha sido manipulada para otros fines, no colectivos sino de intereses particulares.

En el último cabildo del Comité cívico de Potosí, que vino acompañada por lluvia y granizo, no fue pues ‘bendición del cielo’ ya que solo estuvieron funcionarios de la alcaldía (con fichas en mano) obligados a asistir por su Comité cívico que no tuvo la masiva asistencia como la que esperaban.

En el llamado Comité Cívico Potosinista, han transitado varias personas que luego han dado un salto hacia la política, en su mayoría alineados a las ideas de izquierdas, ahí lo tenemos como Alcalde a Jhonny Llally quien fue dirigente cívico hasta 2020.

Actualmente la filiación de dirigentes cívicos potosinos se encuentra alineada a las posturas neoliberales. ¿Qué paso para este giro ideológico?

Potosí se merece un movimiento cívico que miré el futuro de esa región al margen de los mezquinos intereses particulares, convertir a Potosí en el centro turístico más importante de Bolivia y de Sur América.

Potosí es el referente continental de las políticas de saqueo, de acumulación de riqueza y generador de pobreza. En la memoria histórica potosina siempre se habla de los días de esplendor, olvidando que el llamado “esplendor” estaba cimentado en las espaldas de los mitayos que ofrendaban su vida en los socavones del cerro.

¿Qué futuro podemos esperar de los actuales dirigentes cívicos de Potosí que siguen las directrices del Comité Pro Santa Cruz? ninguno, solamente un conflicto que volverá a relegar el horizonte histórico que Potosí requiere y demanda desde hace más de 500 años.

*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.