Carta Orgánica Cochabamba

La Carta Orgánica municipal y su legitimidad

Para desarrollar la autonomía de las Entidades Territoriales Autónomas (Gobernaciones y Municipios) la CPE y la Ley de Autonomías y Descentralización, plantea que se deben desarrollar los Estatutos autonómicos y las Cartas Orgánicas Municipales. La Carta Orgánica es la norma superior y constitucional a través de la cual el municipio perfeccionará el ejercicio de su autonomía plena.

En la gestión 2010 – 2015 hubo el 1er intento para realizar la Carta Orgánica en el GAMC (Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba), se hizo un especial esfuerzo durante los primeros años de la gestión, pero finalmente por falta de apoyo se la desestimo, y en la próxima gestión de la misma manera.

Ahora el partido de turno (Sumate, de Reyes Villa) en el Gobierno Autónomo Municipal ha expresado sus intenciones de realizarla, es más ya dio los primeros pasos tejiendo alianzas con algunas carreras de San Simón. Es lógico suponer que para ellos es forzoso, en este tiempo redefinir la autonomía y dar el enfoque político afín a sus intereses, porque un documento de estas características tiene pues que llevar el color y los principios de la línea partidaria. Conocemos las inclinaciones de esa línea política que sorprendió en décadas pasadas con obras de maquillaje, urbanizaciones ilegales aprobadas e infraestructuras pensando con prioridad en el señor motorizado, lo que genero un gran crecimiento de la ciudad y vehicular y por ende mayor contaminación para los pulmones de los y las cochabambinas.

Para que la Carta Orgánica Municipal tenga legitimidad, su elaboración debe ser potestad del Gobierno Municipal y de la población, por ello se debe garantizar la participación amplia de la gente y avalar por un control social sin discriminación. No debe servir solo para los intereses sectarios de grupo, de un solo nivel social o de un solo partido político, debe certificarse la participación plural y sin manipulación política porque de lo contrario significara ilegalidad de las decisiones del proceso legislativo.

Por otro lado, para cumplir con el mandato constitucional sobre la equidad, se debe obtener un equilibrio en la participación de mujeres y de hombres en la composición de los actores decisores, aclarando que eso significa Igualdad de Oportunidades para mujeres y hombres. De la misma manera, es una obligación del GAMC tomar en cuenta la interseccionalidad de la ciudadanía es decir la diversidad también de jóvenes, adultos mayores, personas con discapacidad y pertenecientes a las orientaciones sexuales e identidades de género diversos, lo mismo que lograr representatividad de la compleja diversidad sociocultural del municipio y la inclusión territorial y funcional de los actores y actoras en el proceso legislativo municipal.

La Carta Orgánica es como una pequeña Constitución, para la jurisdicción Municipal. Debe contener las visiones de todas las ciudadanas y ciudadanos, no ser contraria a la Constitución ni a las leyes en actual vigencia, tiene como fin promover el bien común, y organizar jurídica y políticamente el Gobierno Municipal como garante de la libertad y del sistema representativo, democrático, multicultural y altamente participativo; para exaltar los valores de los seres humanos; del medio ambiente y del territorio.

En las propuestas de la Carta Orgánica se debe plantear y ampliar espacios de participación directa, garantizar la iniciativa legislativa ciudadana, el referendo, la consulta previa y canales de atención permanente de la demanda social, significa escuchar al pueblo en sus necesidades específicas desde la diversidad.

Partir del principio que no se puede arreglar el problema con la misma lógica con la que fue creada, por eso debemos imaginar que otro Municipio y otra Ciudad es POSIBLE. El proceso debe incluir nuevas visiones, tener nuevas respuestas a los problemas, proponer soluciones orientadas a un cambio en los paradigmas sobre la ciudad y el Municipio. Significa incluir una visión que no solo este orientada a la construcción de infraestructuras de impacto o la visión orientada a garantizar el desarrollo capitalista, las leyes del mercado y beneficiar a la propiedad inmobiliaria, se deben poner límites a la ampliación de la mancha urbana al infinito destruyendo las áreas protegidas y las áreas de producción agrícola. O el crecimiento vertical sin control para beneficiar a los propietarios por cada metro cuadrado construido. Es preciso tener una visión orientada a tener una ciudad humana, que garantice la vida y la reproducción de la vida, que privilegie el enfoque de los cuidados a tiempo de avalar y respetar los derechos de la madre tierra y de la economía plural.

Un nuevo enfoque significa superar las desigualdades y las injusticias urbanas tan presentes en la actualidad en nuestra ciudad y en nuestro Gobierno Municipal.

Cochabamba, junio de 2022

Arq. María Isabel Caero P

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.