Vocero identifica tres estrategias para desestabilizar al Ejecutivo de Luis Arce

El vocero presidencial, Jorge Richter, alertó este sábado que los sectores radicales de oposición apelan a tres estrategias, descritas como un “modus operandi”, para “desestabilizar” al gobierno de Luis Arce: La difusión de falsas verdades, la corporación mediática que agita el regionalismo y el uso de instituciones  para  validar la intención golpista.

La primera de ellas, dijo la autoridad, es el trabajo de las falsas verdades para confundir a la población boliviana.

“Significa confundir y desordenar desde los sectores opositores al Gobierno con una maquinaria de repetición a través de los medios de comunicación y de sus redes sociales”.

Richter dijo que en algunos sectores de la clase media urbana, esa maquinaria de repetición logró instalar una sensación de pesimismo sobre lo positivo que se está construyendo en el país, porque muestra siempre una realidad catastrófica.

“Y lo que busca es invalidar el modelo político social y económica”, precisó en entrevista con radio Kawsachun Coca, del trópico de Cochabamba.

La corporación mediática, agregó como segundo eje, tiene una fuerte carga de regionalismo que promueve la revisión de los modelos constitucionales entre el Estado y las regiones.

La lógica de los sectores opositores de derecha es, en su opinión, crear un clima de división interna en el Gobierno para poder instalar conflictos con características violentas y exacerbación del regionalismo como acción opositora

“Y la tercera es la estrategia de usar instituciones como el Comité Interinstitucional de Santa Cruz dándole un marco de apariencia institucional para poder validar esa intención de desestabilizar el país”, explicó.

El centro neurálgico opositor está en el comiteismo, dijo, que ahora ya no se concentra en el gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, ni en la falta de liderazgo de Rómulo Calvo desde el Comité Cívico.

“Ahora, se distribuye ese poder con una nueva interinstitucionalidad encabezada por Vicente Cuellar desde la universidad”, remarcó.

Aclaró, sin embargo, que el “comiteismo” sigue el mismo patrón tratando de generar nuevas posibles figuras hacia las próximas elecciones generales, previstas para 2025, proponiendo un nuevo modelo de relación departamental con el Estado.

“Esa nueva relación del Estado con Santa Cruz  será la nueva fachada discursiva que es simplemente la temática para movilizar mediáticamente desde redes sociales y amplificada por los medios de comunicación de derecha para provocar indignación colectiva que lleven al otro elemento que necesitan que es la confrontación”.

Considero que, de momento, hay una pausa de los cívicos cruceños para reorganizarse y fortalecerse en lo económico y discursivo que en apariencia es de dialogo pero que en los hechos buscan la impunidad para los responsables del golpe de Estado y las muertes de noviembre de 2019.

Paro

La ciudad de Santa Cruz de la Sierra con 1,5 millones de habitante, la de mayor población del país, sufrió 36 días de terror durante el violento paro impuesto por cívicos locales.

El paro cívico arrancó el 22 de octubre con la propuesta del Ejecutivo del censo 2024, rechazada por los cívicos, y concluyó el 26 de noviembre confirmándose esa fecha sobre una base técnica y con una norma aprobada en la Cámara Baja.

Más de 1.200 millones de dólares en pérdidas en el sector privado y 300 millones de bolivianos en el sector estatal, son los datos oficiales de las pérdidas económicas para el departamento.

El presidente Luis Arce anunció el viernes 2 de diciembre que su gobierno trabajará en la reconstrucción del departamento de Santa Cruz, cuya economía sufrió millonarias pérdidas como consecuencia de los 36 días de paro cívico.

Inversión

Antes del paro cívico de 36 días, el gobierno socialista de presidente Arce anunció una serie de proyectos, mega obras y millonarias inversiones en favor de Santa Cruz.

Durante los 212 años del grito libertario departamental, el Ejecutivo destacó que para la región se prevé la construcción de la Planta Biodiésel-1 con una inversión de $us 8 millones y que las operaciones se iniciarán en 2023.

Esa inversión es parte de los $us 387 millones que se destinarán a todo el proyecto de sustitución de importación de diésel, que incluye, además, la Planta de Biodiesel 2 y HVO.

En el caso de los yacimientos de hierro del Mutún, el gobierno prevé que se invertirán $us 540 millones, y que en su primera etapa producirá 200 mil toneladas de laminados de acero.

También hay el compromiso gubernamental para la construcción del nuevo Mercado Mutualista, que se incendió en julio pasado.

Se construirá también un Mega Mercado Mayorista del Productor al Consumidor, en la zona Este, en la que se invertirá Bs 100 millones y otro, el Mercado Mayorista Corazón de La Ramada, con Bs 28 millones.

En el campo de seguridad ciudadana, se anticipó que en breve será inaugurado el centro integral de atención de la Policía en el marco del Bol 110.

Este año se inició las operaciones del Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia que ya atiende a las personas que tienen cáncer. En esta mega obra se invirtió cerca de $us 50 millones. 

El Ejecutivo, de forma coordinada con el municipio cruceño, construirá dos hospitales de segundo nivel, uno en la zona Norte, que beneficiará a 150 mil habitantes y otro en la zona Sur Este, que favorecerá a unas 190 mil habitantes.

Retroceso

A septiembre pasado, Santa Cruz fue el primer departamento que recuperó y superó los niveles de actividad económica que tenía antes de la pandemia del Covid-19.

De acuerdo con datos oficiales, el departamento registró en 2021 un crecimiento de la actividad económica del 5,7%.

Ese crecimiento económico en el departamento cruceño fue impulsado principalmente por sectores como transporte y almacenamiento, industria manufacturera, construcción y agropecuaria.

Por ejemplo, el rubro de la industria manufacturera creció de -1,3% en 2020 a 4,2% en 2021, el sector de construcción ascendió de -22,7% en 2020 a 28,9% el año pasado.

Hasta julio de la presente gestión, las exportaciones del departamento se incrementaron en 63%, impulsados principalmente por la industria manufacturera y la extracción de hidrocarburos.

Con medidas como el crédito SIBOLIVIA se desembolsó más de Bs 395 millones en favor de 1.042 productores que sustituyen importaciones.

La devolución de las AFP llegó a 161.458 cruceños con Bs 529 millones. El Re-IVA benefició a más de 22.305 personas naturales en la región.

Asimismo, se dinamizó la economía cruceña con una inversión pública que en 2021 osciló por los $us 593 millones, pero este año alcanzó a $us 719 millones, priorizando al sector productivo e infraestructura.

Fuente: ABI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *