Y la ch’ampa guerra… sigue?

“Y sigue la ch’ampa guerra en el MAS?”, me preguntó muy preocupado un amigo de lides izquierdosas de allá por los años ochenta, le afirmé que en realidad hace poco, concretamente el 18 de diciembre, muchos siguieron echando leña al fuego… “te haré un recuento y te darás cuenta de la magnitud del asunto para que saques tus propios conclusiones”, le dije.

Al inicio de este año, algunos de sus allegados a Evo Morales, hablaron de los llamados “bloques” en el MAS, los bloques de “Luchistas” por otro, “Choquehuanquistas”, por otro lado, ya se hablaba en las redes sociales de la existencia de clanes regionales como el “Clan Yampara” en Chuquisaca y el “Clan Salvatierra” en Santa Cruz.

Ya era muy visible hace más de dos años algunas pugnas, entre “Columna Sur”, que reúne a militantes jóvenes marxistas, “Generación Evo” y las “Juventudes del MAS”, además de la conformación de cinco organizaciones nacionales dentro del Pacto de Unidad, pugnas que mostraban la lucha de cuotas de poder en el gobierno anterior.

Ese cuadro con afanes de poder nos recordaba a las “champa guerras” en la época del MNR, que llegó inclusive a enfrentamientos entre fracciones campesinas, entre campesinos y mineros, lo que fue debilitando la fuerza política del MNR, que culminó con una triple división, el PRIN de Juan Lechín, El PRA de Walter Guevara y el MNRI de Hernán Siles.

De igual modo, tras la crisis en la UDP y culminando su episodio de duras fracciones entre los tres partidos de esa época, MIR, PCB y el MNR-I, se dieron inmediatamente más divisiones, el caso más visible es el Movimiento de Izquierda Revolucionario – MIR que por errores políticos se segmentaron en tres, el MIR de Jaime Paz Zamora, “de los cardenales”, el MIR-Masas que posteriormente se denominó MSM, Movimiento Sin Miedo, de Juan del Granado y el MIR Bolivia Libre, de Antonio Aranibar.

Otras segmentaciones también se dieron con el Partido Comunista de Bolivia PCB que se vio segmentado en el llamado PC- 5to Congreso, el PCML, Partido Comunista Marxista Leninista o PC pro chino.

Pero también se dio con el Partido Socialista con varias expresiones, sobretodo siguiendo a líderes de ese partido después de la muerte de Marcelo Quiroga Santa Cruz, es el caso del PS-1 MQ, el PS-1 de Ramiro Velasco, el PS-1 de Roger Cortez quien por sus desvaríos ideológicos ahora es uno más de la derecha. Y finalmente el MRTK Movimiento Revolucionario Túpac Katari en MRTKL (Liberación).

Cotejando ese pasado, que profundizando y examinando las causas y consecuencias, se parece mucho a la situación del principal partido en actual gobierno. ¿Es este el futuro del MAS? ¿Este es el escenario que se vislumbra para lo que será en los próximos meses?

Después del golpe de Estado y una vez recuperada la democracia, una fuerte corriente, dentro del MAS, pedía renovación, propuesta que fue asumida por el actual presidente Luis Arce, lo que ocurrió fue que esa renovación, no fue bien entendida y es por ello, que todo lo que se refiere a cambios en el gabinete, u otras instancias de gobierno, suena a “renovación” y no es bienvenida en el ala de los llamados “radicales”.

La corriente “radical” cuestiona a los ministros de Arce entre ellos al ministro de Justicia, Iván Lima, por una supuesta “persecución” en contra de Evo Morales. Es éste quien acusa de “defenestrar” su imagen política y así evitar una posible postulación en las elecciones generales previstas para 2025.

A dos años de gestión del binomio Arce-Choquehuanca, con indudables éxitos en la gestión, sobre todo económica y el manejo de la emergencia médica, el gobierno está siendo cuestionado, ya no por la oposición política que se encuentra en franco deterioro, sino por su propia organización política.

Las diferencias de opiniones, que pensábamos eran de crecimiento ideológico, han desnudado intereses personales y de grupo, dejando postergada una acción concreta militante y unitaria para reconstruir el Estado Plurinacional, que ya no se presenta como el horizonte político de transformaciones, por el contrario lo que existe es una cada vez más borrosa, línea de horizonte que ciertamente genera incertidumbre social y política.

El debate político-ideológico es fundamental cuando se presenta una situación de crisis. Uno de los investigadores en ciencia política en Cochabamba es Fernando Mayorga quien indagó el estado actual del MAS, en dos recientes libros, entre sus conclusiones precisas nos decía que, no existió una profunda evaluación y análisis de la crisis de octubre y noviembre de 2019.

Organizaciones sociales y de izquierda a tono con esa propuesta también recurrieron a buscar algunas respuestas a la crítica postura que asumieron las dirigencias del MAS y colocar este hecho en su perspectiva histórica, es decir que, pese a las declaraciones de unidad, están fracturando o por lo menos intentando debilitar un instrumento político forjado por los pueblos y naciones que se cansaron de ser utilizados como una escalera y que son la garantía para construir una sociedad intercultural.

Finalmente, con mucha claridad y sin afanes protagónicos, el Vicepresidente David Choquehuanca, cuestionó que “la ambición de unos cuantos nos está llevando al enfrentamiento entre nosotros”. Ha pedido parar la guerra, les ha interpelado que no es tiempo de confrontación, de enfrentamientos y de mentira.

Como otro visionario más y para ponerle sello a su mensaje, al igual que Luis Arce, ha manifestado que trabajar por la unidad con principios ideológicos y valores que jamás se negocian, se debe construir el Vivir Bien para todos.

*Luis Camilo Romero, es comunicador bolivianos para América Latina y el Caribe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *