Como perros del hortelano y un fanatismo peligroso

Voltaire decía que “cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es incurable” porque es corrosivo, enemigo de la libertad, del progreso del conocimiento y el responsable por asesinatos, genocidios masacres, guerras, persecuciones, injusticias y violencias de todo tipo.

El fanatismo una vieja tara por demás peligrosa, que ha causado desde quema y cacería de brujas, en la inquisición, el genocidio de los indígenas, el Holocausto, el Ku Klux Klan y con las ideologías fanáticas que alimentan actos terroristas, con el nazismo, el fascismo y otros ‘ismos’ que sobreviven en nuestras sociedades. Con una visión sin matices, clasifica en “bueno” y “malo”, en “blanco” y “negro” en “renovadores” y “radicales” en “Evistas”, “Choquehuanquistas” y “Arcistas”, se niega a la imaginación, a los debates, a la crítica y la autocrítica, al análisis y la reflexión.

El fanático solo se escucha a sí mismo, considera estar en lo correcto y los demás, los que no están de acuerdo con él, están en su contra.

El fanatismo no simpatiza con el pensamiento crítico y autocrítico, o con el análisis y debate, como dijo Pepe Mujica: …una cosa es la pasión y otra cosa el fanatismo, el fanatismo es amigo del odio y el odio ciego es como el amor, con la diferencia que el amor es creador y el odio te termina destruyendo a ti y a los demás.

El fanatismo lo relaciono tan estrechamente con el fascismo que generó golpes de Estado, dictaduras de las más macabras y aun así con tanta historia y vivencia en nuestra memoria, muchos seguimos cometiendo los mismos errores, algunos con un pensamiento único más individualista sin dar paso al análisis crítico y autocrítico y otros con una negación enfermiza viviendo en el pasado recordando “los años mozos”.

Cuando el análisis primordial debería ser ¿Qué estamos haciendo como revolucionarios, como políticos, como izquierdistas, como organizaciones sociales, como jóvenes y mayores, como mujeres y hombres?

Un país donde las oportunidades son casi infinitas la preocupación de la derecha es que por cualquier medio su objetivo es derrocar al gobierno y con ello abrir cualquier posibilidad de que la Izquierda (el MAS-IPSP) sea borrada del panorama electoral, acusando a todos los líderes políticos de estar vinculados con el narcotráfico, la corrupción, etc. Al parecer su memoria de los vínculos estrechos de la derecha con el narcotráfico, la corrupción y un sinfín de etcéteras fueron eliminados.

Bueno sabemos de sobra cual es el objetivo de la derecha, de sus acciones de desestabilización, ataques y estrategias, lo vivimos el pasado 2019 con el sangriento Golpe de Estado, que duró 11 meses, tiempo que lo aprovecharon para tratar de eliminar la voz de las radios comunitarias, eliminar a las organizaciones sociales, desbaratar las empresas del Estado, robar el dinero de las reservas, llevar al país a una crisis sanitaria y económica y quemar la Wiphala, con la idea fascista, fanática y neoliberal de eliminar la esencia revolucionaria de los izquierdistas, de los masistas, de intentar dar el mensaje que dieron cuando descuartizaron a Tupaj Katari, para silenciar al “indio” para meternos miedo, temor de salir a protestar, a denunciar, muchos de nosotros fuimos amenazados, pero como dice el viejo y conocido refrán “les salió el tiro por la culata“, quemaron la Wiphala y hasta ahora se arrepienten de semejante error.

Sin embargo, los de izquierda sabemos tan bien el actuar de la derecha reaccionaria que NO hacemos nada para fortalecer la unidad, la formación política, para generar disciplina revolucionaria en torno al partido y las organizaciones sociales, nos preocupamos de las peleas internas que terminan ventiladas y aprovechadas por esa derecha y por los medios de comunicación pro capitalistas.

El fanatismo, la falta de horizonte y la división van a terminar con el más grande partido político de la historia no solo de Bolivia sino de América Latina, pero lo más alarmante es que va a generar una crisis irreparable del Instrumento Político, de las Organizaciones Sociales, Colectivos, Bloques, la militancia y podemos estar ante el fin del proceso de cambio. Esta puede ser una derrota no sólo de los que promueven la división, sino del pueblo que es quien ofrece los sacrificios, pero las ambiciones de poder parecen haber cegado a todos. ¡Qué manera de hacerle el favor al enemigo!

Laura Chile (lael)

Colectivo Revolucionario Plurinacional Marxista Comunitario – CRPMC

Un comentario a “Como perros del hortelano y un fanatismo peligroso

  1. me parece un articulo que vale la pena leerlo,. Habría sido interesante fortalecer las ideas con un mensaje mas solido de unidad y reconstrucción del instrumento como originalmente se trabajo. El IPSP no es el MAS
    .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Venceremos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo