Escribo estas notas con el propósito de abrir una reflexión urgente y recuperar aceleradamente nuestra fuerza, compromiso y predisposición a una de las batallas más importantes entre los pueblos y las oligarquías, de los últimos 40 años de la historia nacional, similar a la que se produjo en la segunda vuelta de 2006 cuando nuestro compañero Rafael Correa derrotó al representante de las grandes élites económicas de nuestro país.

Hemos ganado con una enorme votación la primera vuelta y con un bloque parlamentario de 60-62 asambleístas, que de largo nos ratifican como la primera fuerza electoral. Aunque esta victoria es muy importante, no fue suficiente para vencer en el primer round, y vamos a una segunda vuelta, en la que tenemos las mejores condiciones para vencer, sólo depende de nosotros.

(más…)