Los abogados sabemos que cuando se comete cualquier delito sexual, llámese pedofilia, estupro o lo que fuera, para investigar y luego juzgar a un presunto autor primero necesariamente, debe existir una víctima; luego, que preferentemente la víctima o alguien que presenció el acto sexual realice la denuncia, porque de otra forma es imposible que la autoridad conozca de la comisión del delito.

Por ser delito de acción pública, el Ministerio Público debe actuar de oficio y lo primero que debe hacer para obtener la prueba, es ordenar el examen forense físico y psicológico de la víctima. Recién cuando este examen sale positivo y señala los daños leves o graves y fundamentalmente confirma la existencia del acto sexual, recién emergen los indicios reales de la existencia del delito. Desde ese momento, corresponde la persecución penal, imputación, medidas cautelares, hasta llegar al juicio y la sentencia. La sentencia ejecutoriada basada en autoridad de cosa juzgada será la única que, después del debido proceso, podrá establecer la existencia del delito, la autoría, la culpabilidad si es que hubiera existido y la pena correspondiente.

(más…)