Para nadie es desconocido el rol que la OEA ha jugado en los últimos años en países como Venezuela, Nicaragua y Bolivia, imponiendo las directrices que el gobierno de turno de los EE.UU. aplicó a esos países violando su soberanía y sus principios democráticos.

En crueles episodios de esa imposición imperial llega su Secretario General, Luis Almagro, que no es ciertamente un apellido de grata memoria para los pueblos originarios del Abya Yala, por el contrario, junto al de Pizarro son los apellidos emblemáticos de la invasión y el genocidio.

(más…)