El viernes acompañé de casualidad a un amigo a comprar oxígeno. De casualidad, digo, porque lo había hecho hace unos meses atrás. Al mismo lugar. Recuero que entonces pagó algo así como cien pesos por el producto; por lo que me sorprendió que, esta vez, pagara muy agradecido por el inmenso favor recibido, cuatrocientos bolivianos. Le hice notar mi extrañeza; entonces me contó que “de favor” le estaban dando un tanque por ese precio, que el producto escaseaba en plaza y que era una verdadera bendición poder contar con amigos leales que al menos se lo proveían.

(más…)