Durante siglos el conocimiento del cuerpo y sus enfermedades ha sido una práctica del pueblo Kallawaya. Estos sabios, que habitan en los valles interandinos del departamento de La Paz, han sido denominados “los médicos del Inca”, el economista Mailer Mattie, señala “ Al parecer, estaban capacitados para curar parálisis, ceguera, neumonía, heridas y dolencias mentales. Se sabe que preparaban medicamentos equivalentes a la terramicina y la penicilina, elaborados a base de barro y frutas fermentadas como el plátano. Utilizaban también la genciana y el árbol de quina del Perú para la fiebre, entre muchas otras plantas.” Esta cita es suficiente para darnos cuenta del espesor que tiene la medicina de los pueblos originarios andinos y que han sido menospreciados, nada menos que por un Ministro del Estado Plurinacional.

(más…)