Entramos en la última recta antes del acto electoral del 18 de octubre. La derecha boliviana ha iniciado un conjunto de acciones usando el lawfare como arma y la violencia organizada como método para intentar fabricar un escenario imaginario de derrota del proyecto del proceso de cambio.

Se está generando una falsa sensación térmica/política mediante la cual se pretende acercar electoralmente al segundo, con el fin de forzar una segunda vuelta donde hipotéticamente las divisiones de la derecha se difuminarían, para lograr el voto unitario y la victoria de la derecha neoliberal y fondo monetarista.

(más…)