EL RETORNO SOLAPADO AL NEOLIBERALISMO

La dictadura de la autoproclamada presidenta Jeaninne Anez ha promulgado el Decreto Supremo 4272, con el propósito de reactivar la economía y generar empleo. Para ello, ha creado el denominado Fondo de Reactivación que dice contar con recursos por valor de más de 1700 millones de dólares, que estarán a disposición de las entidades financieras bancarias y no bancarias. Es decir, pone en manos del sector financiero empresarial la tarea de garantizar empleo y reactivar la economía nacional. Las grandes empresas afines al gobierno –ya ha trascendido que la línea aérea Amaszonas ha hecho una petición por más de cien millones de dólares– serán las que se beneficiarán de los favores financieros de este gobierno; en tanto que las pequeñas y medianas empresas, responsables de la generación del 75% del empleo formal en el país, recibirán escasamente 17 millones de dólares.

Pero ello no es todo. De acuerdo al decreto dictatorial, las empresas estatales tienen un plazo de 30 días para demostrar que son capaces de sobrevivir a la crisis, sin recibir ningún tipo de salvataje financiero, a diferencia del sector empresarial y financiero, que ha recibido, recibe y recibirá dineros públicos para sus operaciones. De esta manera, se prepara el terreno para la liquidación de varias empresas que se han levantado gracias a la nacionalización de los hidrocarburos y otras medidas soberanas impuestas por la movilización popular durante el gobierno del c. Evo Morales. Entre los codiciados botines de guerra figura el Teleférico de La Paz, verdadero orgullo nacional. Dispone, además, que los préstamos para la vivienda social sean otorgados en las condiciones que la banca considere necesarios; de esa manera, los esfuerzos nacionales por dotar de viviendas dignas a los bolivianos se convierten en un nuevo y rentable negocio para los prestamistas usureros, en detrimento del pueblo.

Todas y cada una de las medidas anunciadas auguran un negro panorama para Bolivia. Los neoliberales en 1985, so pretexto de que “Bolivia se nos muere”, impusieron el famoso decreto 21060 que transformó para mal no sólo la economía sino también al Estado boliviano, achicándolo hasta convertirlo en simple administrador de la crisis creada por el imperialismo. Hoy se repite la historia, con una dictadura carente de absoluta representatividad, que busca sentar las bases para que el próximo gobierno gestione la crisis generalizada que empezamos a sufrir, con esa camisa de fuerza de disposiciones que ponen nuestro futuro en manos del Fondo Monetario Internacional y del imperialismo yanqui.

El Movimiento Guevarista de Bolivia convoca a todas las fuerzas vivas del país, a los movimientos sociales y a las organizaciones politicas patrióticas a rechazar de la manera más enérgica posible, esta tramoya que pretende pasar como un simple decreto más de la dictadura, cuando, en realidad, es el retorno solapado al neoliberalismo, en franca violación de la Constitución Politica del Estado Plurinacional de Bolivia.

Bolivia, 30 de junio de 2020

Dirección Nacional

MOVIMIENTO GUEVARISTA DE BOLIVIA

Todos los días, algo nuevo y diferente 
www.venceremos.info 
el espacio guevarista de la resistencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.