Vení sólo si tenés auto de lujo

Cuando esta nota esté circulando por las redes sociales –ya sabemos de la amable vista gorda que hacen los grandes medios masivos de comunicación con todo lo que se sale del libreto pactado– cruceños y cruceñas serán testigos de una sui generis manifestación pública, tanto por su contenido como por su forma: lujosos automóviles llevando a patrióticos ciudadanos acompañados de sus elegantes esposas que se oponen a las elecciones de septiembre.

Noticia de Ripley, aunque usted no lo crea, dirigentes cívicos del oriente han convocado a una manifestación a las dos y media de la tarde, a los pies de la estatua del Cristo Redentor, para pedir que las elecciones no se celebren el 6 de septiembre, tal como están convocadas de acuerdo a Ley. Pues ocurre que las molestosas encuestas dan cuenta que, día que pasa, sube la preferencia electoral del binomio Luis Arce – David Choquehuanca, en tanto que representantes de las élites cruceñas (Jeaninne Añez, Fernando Camacho y Tuto Quiroga, cada uno por su lado) disminuyen alarmantemente su popularidad; para peor, en la mismísima región que los vio nacer. El oriente boliviano –¡horror de horrores, Beni y Santa Cruz!– parece teñirse de azul…

Ante esta tendencia que parece irreversible, la derecha radical ha pensado que la única forma de hacer realidad el sueño de Tuto Quiroga y Fernando Camacho –evitar el retorno del MAS IPSP al gobierno por todos los medios, incluidos los non sanctos autogolpes de Estado– es postergar las elecciones para las calendas griegas. Así, se unen al coro en el que también desafina el chinito Chi, que ya las ve todas perdidas ya que su esperanza de convertirse en el outsider que reedite aquella sorpresa llamada Alberto Fujimori en el Perú del siglo pasado, se diluye ante la indiferencia ciudadana por una candidatura cuyos slogans ultraconservadores y apelaciones al sentimiento cristiano de la ciudadanía, se vuelven cada vez menos atractivos.

Lo cierto es que este viernes 17 de julio, en lamentable coincidencia con el aniversario del golpe de Estado protagonizado por Luis García Meza y Luis Arce Gómez, los nostálgicos de las dictaduras se reunirán para mostrar que son también capaces de convocar a manifestaciones. Dicen hacerlo en respuesta a las formidables movilizaciones que se dieron en las principales ciudades del país este martes pasado, a convocatoria de la COB. Claro está, la de ellos no será al estilo de los muy “salvajes” indios, cholos y cunumis que engrosaban las largas marchas contra el mal gobierno de la autoproclamada, sino de manera elegante, sentados en los mullidos asientos de sus respectivos y también convocados automóviles, aire acondicionado a full, perfumados y bien protegidos por barbijos, no vaya a ser que algún colla o indígena se adhiera con sus virus a cuestas, porque aunque ya no sea posible gritarlo, siguen siendo nomás la raza maldita a la que hay que impedir el retorno al gobierno, a como dé lugar. Oportunidad única para mostrar el modelito recién estrenado a los de la fraternidad, repartiéndose sonrisas y rumiando envidias por dentro.

¿Cuál será el tratamiento que le dé la prensa a tan simpático acontecimiento? Todo indica que tendrá la debida atención que no se ha querido prestar a las movilizaciones populares del martes, que mostraron a cientos de miles de ciudadanos en las calles, reclamando por la salud y la educación, firmemente convencidos de que sólo un gobierno democráticamente elegido en las urnas, tendrá la suficiente autoridad para resolver tanto la crisis de salud que afrontamos con el Covid 19, como el entuerto económico al que nos ha precipitado un gobierno cleptómano que se ha apresurado a dictar medidas en beneficio de los ricos y pudientes.

Nuestro Señor Jesucristo, desde las alturas, mirará a los pies de su estatua en Santa Cruz, para de seguro ratificarse en aquello que, hace dos mil años, enseñara con justicia a los primeros y auténticos cristianos: más fácil será que entre un camello por el ojo de una aguja, que un rico al reino de los cielos. Amén.

Un pensamiento sobre “Vení sólo si tenés auto de lujo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *