Etiqueta: Luis Fermando Camacho

La mañana de este sábado 13 de marzo se ha alegrado con la buena nueva de la detención preventiva de la autoproclamada y ex-presidenta Jeaninne Añez, protagonista circunstancial de una aventura golpista inspirada y diseñada en Washington y ejecutada por los operadores políticos de diversos países con gobiernos de derecha. Como ya es sabido, el golpe de Estado encontró pretexto en la falsa apreciación de la Misión de Observación Electoral de la OEA, que fue prontamente convertida primero en fraude por la oposición y luego, de fraude monumental, por Carlos Mesa.

(más…)

A medida que se conocen más pormenores de la “reunión”, que se realizó en la Universidad Católica Boliviana, nuestro asombro y perplejidad crece.

Ya no encontramos palabras para calificarla, así como a sus protagonistas. Lo evidente, es que al margen de los detalles, la propia “reunión”, así como sus participantes, contenido y resultados, ratifican con claridad inobjetable, la consumación de un artero golpe de estado.

(más…)

Cierre de año trae algunas anécdotas políticas lamentables; entre ellas, la de la “unidad” de varias fuerzas políticas conservadoras y de derecha, en torno a la candidatura del tristemente célebre Waldo Albarracín. El título de esta nota no pretende ser denigrativo; se refiere a la baja calidad del elegido para tal fin por las agrupaciones Sol.bo, del actual alcalde Luis Revilla; Unidad Nacional, del k´encha Samuel Doria Medina y; Comunidad Ciudadana, de Carlos Mesa Gisbert.

Y es que el famoso Waldo Albarracín ya ha inscrito su nombre en la historia como uno más de aquellos golpistas que, en noviembre del año pasado, hicieron coro al fraudulento invento de la Misión de Observación Electoral de la OEA y dieron pábulo a la teoría que sustentó el asalto al poder por parte de la autoproclamada Jeaninne Añez y la gavilla de delincuentes que asumió el gobierno por la fuerza. El ahora candidato propició precisamente la reunión a la que asistieron los golpistas junto a representantes de gobiernos extranjeros gobernados por la derecha y, por tanto, afines a Washington, para elegir entre gallos y medianoche a quién luego se convertiría en la primera figura formal del golpe aquel. Una acción que bien podría encuadrarse en el delito de traición a la patria, por concertar su futuro con potencias extranjeras cuyos representantes diplomáticos tampoco tuvieron escrúpulos para participar en esta descarada injerencia en los asuntos internos de Bolivia.

(más…)

Un par de imbéciles ha puesto de manifiesto el tratamiento discriminador de comunicadores y medios de comunicación que, micrófono, cámara y/o computadora como arma, se creen con el derecho de agredir e insultar impunemente [imbécil: 1. adj. Tonto o falto de inteligencia. U. t. c. s. U. t. c. insulto. Diccionario de la Real Academia de la Lengua]. Todo, claro está, en nombre de la libertad de expresión; eufemismo que esconde, en realidad, la libertad de empresa comunicadora, dispuesta a vender sus espacios y su voz al mejor postor que, por lo general, es el que mejor puede pagarle, sin interesar de dónde vienen las treinta monedas.

(más…)

El compromiso ciudadano de ejercer la democracia como decisión personal pero con sentido de responsabilidad colectiva, ha sido presionado desde diversos frentes. Primero por el terrorismo de Estado que ha mantenido el discurso que dio origen al golpe de Estado en noviembre del año pasado y que puso neurótica a la población de varias ciudades.

Otro frente de presión vino desde el sur del país, un abogado, candidato fallido del MNR de apellido Lema, se dedicó a presionar a sus seguidores para direccionar su voto con argumentos muy infantiles, que dan cuenta de su fracasada incursión en la política nacional.

(más…)

Desesperados por la búsqueda del poder, arengados por el propio gobierno como jefe de campaña, están a la espera que se baje de su candidatura Luis Fernando Camacho, porque a la derecha no le alcanza para la segunda vuelta tal como lo señalan las encuestas y pronósticos de cara al 18 de octubre.

Ahora la derecha boliviana aparentemente rearticulada después del golpe de estado de noviembre de 2019, piensa que ha llegado su momento de ofensiva, que el país ha olvidado su intención de comenzar una guerra civil entre bolivianos, que olvidó los “pasanakus” del poder político para superar su poca legitimidad, después de los sucesos del octubre del pasado año.

(más…)

Titulo la presente nota usando una idea del gran Coco Manto, quien en un artículo del Semanario Pulso del 11 al 17 de junio de 2004, escribía: “Con tanta división general abajo, un día de estos la embajada nos va a poner un general de división encima”.

El viaje de Murillo a Estados Unidos, reza el anuncio oficial, es para tener reuniones con la Organización de Estados Americanos (OEA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Departamento de Estado.

Dadas las condiciones de la coyuntura electoral, este viaje no puede tener otro contexto y motivos que no estén ligados a este acontecimiento que, de ser legal y lícito, debía entregar el poder a Luis Arce y David Choquehuanca en primera vuelta, según indican las encuestas y sus proyecciones de voto.

(más…)

Ha contestado Jerjes Justiniano a mi nota referida a su camaleonismo pero, como siempre, para no responder nada. Me atribuye desconocimiento de una parte sustancial de la historia de la política boliviana, para inmediatamente lanzar dardos ponzoñosos contra la figura y la obra de Marcelo Quiroga Santa Cruz. Inútil faena. De Marcelo se acuerda el pueblo y es objeto de estudio y seguimiento no sólo de los muchos intelectuales honestos que abundan en nuestra América. Del que se autoproclamaba socialista, casi nadie…

Señala que “Marcelo Quiroga Santa Cruz fue un divisionistas de izquierda (sic!)…”, para, a continuación, tergiversar la historia y mostrar una faceta del líder socialista que no corresponde a su trayectoria: “Lo patriótico y lo responsable era estrechar filas en torno a la UDP sin embargo Marcelo no lo hizo, aunque primero le pidió al Dr. Hernán Siles Zuazo ser él el candidato…”. Con esta versión, Marcelo pasa a ser un politiquero de la misma calaña del autor del brulote; un simple interesado en ser candidato a como dé lugar, a negociar y negociarse sin más ni más.

(más…)