LA NUEVA FASE DEL GOLPE DE ESTADO DE NOVIEMBRE

Cada día se hace más evidente que el golpe de Estado del 10 de noviembre, es parte de la geopolítica norteamericana por recuperar su posición de dominio sobre América Latina. Recursos naturales estratégicos como el litio y las tierras raras, indispensables para continuar con la carrera hegemónica de los Estados Unidos, están situados en Bolivia. Esa fue la razón que produjo el golpe de Estado.

La derecha pro imperialista y el concurso de traidores al proceso de cambio permitieron que se produzca el mismo, en nombre de la democracia. Hoy, la democracia sigue siendo usada como bandera que encubre los intereses norteamericanos sobre nuestros recursos naturales. La derecha encaramada en el gobierno, vuelve a usar un acto democrático liberal como las elecciones generales, para confrontar a la los ciudadanos bolivianos entre si, pretendiendo provocar una lucha fratricida, una lucha entre hermanos, para conseguir sus objetivos de dominación.

El posponer por tercera vez la convocatoria a elecciones nacionales e impedir la posesión de un gobierno democráticamente electo tiene ese fin. Han usado la pandemia como argumento y como parte de este plan. Su falta de atención a la pandemia, desde su inicio, con las muertes que está provocando, no fue una casualidad ni incapacidad técnica para controlarla. Con solo comprar y hacer pruebas, como todos los países del mundo, se pudo tener un diagnóstico más acertado de nuestra situación. Solo con comprar material de bioseguridad para quienes estuvieran en primera línea, se pudieron evitar muchas muertes. Pero ese no fue el camino que el gobierno golpista de Añez siguió. Compró armas, agentes químicos antidisturbios con sobreprecio antes que pruebas Covid-19, usó la represión con policías y militares antes que el control de la pandemia casa por casa con médicos y enfermeras, convirtiendo la cuarentena en un “estado de sitio” para finalmente, nombrar al Ministro de Defensa como cabeza del sector salud, en ausencia de su titular..

Hoy, con la tercera postergación de elecciones, el golpe de estado, entra en una nueva fase que busca la respuesta enardecida pero justa de los movimientos sociales para una confrontación con fuerzas paramilitares que dicen defender al gobierno y la democracia. Las calles y los caminos y carreteras han sido los sitios desde donde se ha gestado el proceso de cambio. Siguen y seguirán siendo el territorio victorioso de los movimientos sociales y por eso, apoyamos la convocatoria a la movilización de la COB, FSTUCB, FSTMB, BARTOLINAS, para presionar por la realización de las elecciones en el marco de la ley y no por decisiones anticonstitucionales del Órgano del Poder Electoral.

Las elecciones, son también un escenario de las luchas populares. La movilización es el método para retornar a los caminos de una democracia participativa y profundizarla como una verdadera revolución.

Sin embargo, llamamos a estar atentos a las provocaciones de paramilitares y militares vestidos de civil, no caer en ellas y de esta manera evitar dolor y luto de personas que para el gobierno de Añez, Murillo y López, cometen el delito de defender sus derechos.

¡No a los paquetazos del FMI/BM!

¡Por un Gobierno que garantice salud, educación y posibilidades de ingreso para todos!

¡Por la defensa y apoyo a los pequeños productores agrarios para garantizar la soberanía alimentaria y el pan de bolivianos y bolivianas!

¡El litio y los recursos naturales deben ser industrializados con soberanía por el Estado Plurinacional de Bolivia y no ser entregados a los apetitos transnacionales!

¡Gobierno democrático electo el 6 de septiembre para decidir los destinos de la patria!

¡Elecciones limpias y con control social en todas las mesas de votación!

Bolivia, 27 de julio de 2020

Dirección Nacional

MOVIMIENTO GUEVARISTA DE BOLIVIA

Todos los días, algo nuevo y diferente
www.venceremos.info
el espacio guevarista de la resistencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.