El Chairo Argentino

En Bolivia existe una sopa (llamada también con cariño “caldito”) en la región del altiplano llamada “Chairo”, su característica principal es que contiene muchos ingredientes; chuño, papa, trigo, maíz, especias, carne, cebolla; debido a esta particularidad se conoce como “chairo” a las mezclas que se dan en la sociedad, o en la política.

Xavier Albó, un antropólogo muy reconocido en Bolivia, designó como “chairo” a la población cochabambina, en el campo político existen muchos “chairos”, por ejemplo: la UDP fue un “chairo” de izquierda, y en general todas las organizaciones de derecha son “chairos” con reciclajes permanentes.

Esta figura del “chairo” nos sirve para comprender la actual composición del gobierno de Milei en la Argentina. Lo que en el discurso se presentó como algo novedoso y que daría fin con el sistema político argentino (“la casta”), resultó ser nada más que un “chairo” en su versión rioplatense.

El fiasco mileniano quedó al descubierto con la inclusión de militantes macristas en la estructura ministerial, macristas que tuvieron su pasado peronista con Saúl Menen el neoliberal peronista de largas patillas y también muy mediático, el otro componente de este “chairo” son las militantes negacionistas, es decir las defensoras de Videla & Co.

La famosa transnacional de la muerte que implementó el Plan Cóndor; estos y estas negacionistas no tienen ningún inconveniente en afirmar que los 30 mil desaparecidos y las políticas de derechos humanos son un “curro” (actividad que reporta ganancias en poco tiempo) un invento de los “comunistas de m….” como suele afirmar Milei.

A este “chairo” debemos añadir, además el ingrediente religioso fundamentalista, donde militan muchos y muchas terraplanistas, antiderechos, y por supuesto antifeministas. Total que con todos estos ingredientes la sopa es muy conocida (muchos provenientes de “la casta”) y que en el pasado a la sociedad argentina le produjo indigestión.

Entonces ¿qué de nuevo, novedoso, llamativo, sorprendente queda en la práctica del gobierno de Milei? Nada, achicar el estado es la receta neoliberal, suprimir derechos es una práctica de las dictaduras, dolarizar la economía, etc, etc, son recetas ya conocidas, en realidad la mayoría de la población argentina votó por lo viejo, por el pasado.

La figura histriónica y mediática de Milei, fue solamente el anzuelo para atrapar incautos, que más temprano que tarde sentirán el aguijón punzante entre sus cuerdas bucales. Y ya será tarde hasta para dar el grito de terror que, en su momento, dieron madres y abuelas al conocer el destino de hijas y nietos.

Argentina apostó una salida por el desastre, un desastre conocido, el famoso “crisol de razas” no ha logrado fundir los genes fascistas de los admiradores de Benito Mussolini, Adolfo Hitler, Rafael Videla, y de algunos modernos pro-sionistas.

Por supuesto que la sopa boliviana el “chairito” es consumido principalmente por los sectores populares de la población a quienes les devuelve la energía necesaria para afrontar la vida, en cambio el “chairo” argentino”, tiene ya desde el olor que despide, un gusto amargo.

*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Escrito por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *