La incertidumbre, como sentimiento nuevamente recorre las calles y avenidas del país, pero también existe una especie de angustia  ideológica que es uno de los componentes de la crisis que arrastramos desde hace ya bastante tiempo. El concepto “abigarrado” acuñado por Zavaleta (aunque se sostiene que F. Reinaga también ya lo había planteado) es útil para descubrir que en los pliegues de la yuxtaposición de ese abigarramiento se esconden los viejos complejos y matrices de pensamiento que son fundantes de la estructura social en Bolivia.

(más…)