Etiqueta: Asamblea Constituyente

Analistas de toda laya coinciden en que se vive un momento de desinstitucionalización y de alta conflictividad social; más allá de su constatación, está ausente el análisis de su persistencia crónica. Una vez aprobada la Constitución del Estado Plurinacional (CPE-P), el proceso de cambio entró en una etapa de consolidación, se olvidó que ésta no fue sino producto de una transacción en el moribundo Congreso Nacional, se trataba de un avance y un alto que anunciaba nuevas batallas. El triunfo se opaca al dejar intacto el poder real en una sociedad: quien se apropia del excedente económico, concentra el poder. La nacionalización de los hidrocarburos fue un gran triunfo y era el camino para recuperar la totalidad de los recursos naturales, cuya explotación primaria es el nexo con la dominación imperialista y el núcleo de la oligarquía conservadora en el país. Es este poder fáctico que lucha por mantener privilegios y por tanto retrotraernos a los tiempos neoliberales.

(más…)

Piden  reconciliación a cambio de silencio, reclaman respeto a los  derechos humanos de los victimarios olvidando a  las víctimas, quieren cómplices para  la  impunidad y el olvido, exigencias machaconas que son  una afrenta a todo el pueblo.

No podemos, no debemos callar, hablemos de los que matan[i] .

(más…)

La incertidumbre, como sentimiento nuevamente recorre las calles y avenidas del país, pero también existe una especie de angustia  ideológica que es uno de los componentes de la crisis que arrastramos desde hace ya bastante tiempo. El concepto “abigarrado” acuñado por Zavaleta (aunque se sostiene que F. Reinaga también ya lo había planteado) es útil para descubrir que en los pliegues de la yuxtaposición de ese abigarramiento se esconden los viejos complejos y matrices de pensamiento que son fundantes de la estructura social en Bolivia.

(más…)

No hay muerto malo ni novia fea, dice el adagio popular. Pues esta vez, Chato Peredo hará la excepción: fue malo, implacablemente malo, con sus adversarios políticos. Y lo expresó en diversas polémicas que sostuvo con diferentes personajes. Muchas de ellas han sido recogidas en sus escritos, y reflejan al personaje histórico que estuvo siempre identificado con la Revolución Cubana, con Fidel y el Che. Pincelazos de su vida han sido guardados en un libro autobiográfico al que tuve el honor de prologar.

Entre sus muchísimos enfrentamientos, es memorable aquel que sostuvo con Regis Debray. Por aquel entonces, el francés borraba con el codo su Revolución en la Revolución, para escribir su Adios a las armas. Chato ya intuía que ése sería apenas un estadio en el recorrido desertor que protagonizó el teórico que acompañó al Che en los inicios de la gesta guerrillera de Ñancaguazú. Y no se equivocó.

(más…)

NUESTRA PALABRA No 16

– Silvia Lazarte Flores –

Silvia Lazarte nos decía que no conocía la justicia sino la injusticia. Ella tenía la cualidad más linda del revolucionario, la capacidad de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia cometida contra cualquiera, como decía el Che. Mujer, joven y campesina atravesó en su vida la historia de muchos, la discriminación y el odio de los privilegiados, y la negación de sus derechos en un país que también era suyo.

Antes la Constitución Política de la República de Bolivia excluía a las mujeres, a los indígenas, a los jóvenes, a los trabajadores, a las grandes mayorías nacionales, era una constitución de las élites, de clanes familiares, esa oligarquía que gobernó el país desde su fundación, con el apoyo de “profesionales” que vinieron de las mejores universidades del mundo, de Harvard, de Oxford, los llamados Chicago Boys, ellos nos dejaron un país en la miseria, con déficit fiscal, con desempleo masivo, con corrupción y narcotráfico, un país totalmente sometido a los organismos multinacionales. Existían dos Bolivias y el enfrentamiento era inminente; la Bolivia de las élites minoritarias blanco -criollas, aliadas del poder transnacional y la otra Bolivia de grandes mayorías de trabajadores del campo y la ciudad pobres, indígenas y originarios

(más…)