La Reunión Infame

A medida que se conocen más pormenores de la “reunión”, que se realizó en la Universidad Católica Boliviana, nuestro asombro y perplejidad crece.

Ya no encontramos palabras para calificarla, así como a sus protagonistas. Lo evidente, es que al margen de los detalles, la propia “reunión”, así como sus participantes, contenido y resultados, ratifican con claridad inobjetable, la consumación de un artero golpe de estado.

¿Cuál fue el objetivo de la reunión?

El objetivo principal, fue el de obtener la renuncia escrita al cargo de la presidenta del senado, Adriana Salvatierra. Ya se había producido la renuncia verbal, a través de las amenazas más brutales, la escrita era la que se buscaba con desesperada impaciencia.

No se sabe todavía con precisión, si los “invitados” del MAS eran además de Adriana Salvatierra, otro u otros dirigentes o autoridades. Solamente ella acudió a la “cita” junto a Teresa Morales, a quién pidió la acompañase.

La lista de los participantes y organizadores es la siguiente : Tuto Quiroga, Carlos Mesa, Ricardo Paz, Jerjes Justiniano, Oscar Ortíz, Waldo Albarracín, Monseñor Scarpellini y Juan Carlos Núñez. Veamos quienes son y a quién o quiénes representan, estos señores, todos varones. Aunque todos muy conocidos, es importante precisar cuáles los intereses y objetivos particulares que perseguían.

Empecemos por Tuto Quiroga, ¿qué hacía allí? ¿a quién representaba? No era senador, ni diputado, no ostentaba cargo público alguno, solo un político derrotado en una pasada elección nacional y con sombríos antecedentes, como acompañante de su mentor, el dictador y genocida Hugo Bánzer, primero como su vicepresidente y después como su sustituto, tanto en la entrega de áreas hidrocarburíferas a transnacionales, como en la represión sangrienta a trabajadores del Chapare. Traicionó al partido que lo vio nacer en política, la ADN y se apropió de la sigla del PDC para ser otra vez candidato.

¿Quién le dio autoridad para que mediante un telefonazo ordenara al comandante de la Fuerza Aérea Boliviana, despegar la nave para transportar a Evo Morales hasta Chimoré?
Por el testimonio de Teresa Morales sabemos que Adriana Salvatierra fue obligada a firmar su renuncia a cambio de que el presidente Morales pudiera abordar el avión.

Tuto Quiroga debe responder al país, en qué condición hizo esa orden. Quiroga simplemente se arrogó funciones nada menos que de presidente, Capitán General de las Fuerzas Armadas o de comandante de la Fuerza Aérea, lo que constituye un grave delito de usurpación de funciones y sedición.
Viceversa, por qué el comandante de la Fuerza Aérea, cumplió una orden de un individuo ajeno a su institución y a cualquier otra instancia jerárquica de mando? ¿De qué autoridad oculta goza Tuto Quiroga, para lograr que un militar de alta graduación obedezca su orden? ¿Será el emisario o agente secreto de un poder que nadie conoce?
Sigamos.

Jerjes Justiniano, tampoco tenía representación legal alguna, pero era el emisario del principal golpista, Luis Fernando Camacho, que por propia confesión fueron, junto a su padre, los financiadores del movimiento subversivo, antes ya habían financiado los incendios de la Chiquitanía para perjudicar y acusar al gobierno de Evo Morales.

Justiniano los acompañó en todos los trajines golpistas y el cohecho a sus ejecutores, para después ser premiado con la cartera del Ministerio de la Presidencia del gobierno golpista. Él tenía el objetivo de que se nombrase a su jefe como presidente, por ser el líder del golpe y sus bandas criminales de paramilitares. La pretensión fue rechazada porque ponía en evidencia el golpe.

Carlos Mesa y Ricardo Paz propusieron la conformación de un triunvirato, que fue igualmente descartado como en el caso anterior, porque develaba, hasta en sus formas, el golpe de estado.
Mesa se retiró después, como siempre, para tomar distancia de las posibles consecuencias.

¿Cuál era el rol de Oscar Ortiz, ex senador y candidato que obtuvo el solamente 4% de la votación?

Waldo Albarracín, rector de la UMSA, comprometió a la Universidad en el golpe, alojando en sus ambientes a los grupos paramilitares de Santa Cruz y Cochabamba, asimismo formaba parte de un autodenominado CONADE sin representación obrera ni campesina.

Finalmente, ¿Qué hacían allí, el monseñor Scarpellini, jerarca de 2/3 de sus miembros pertenecientes a la iglesia católica y Juan Carlos Núñez, de la Fundación Jubileo en este aquelarre inquisidor?

La jerarquía de la iglesia católica, interviniendo de manera directa en política, más aún, en el golpe de estado, de mano de su fundación Jubileo.

Todo este grupo decidiendo los destinos del país en un oscuro y detestable conciliábulo a espaldas y dirigido contra el pueblo y su soberanía. ¿Con qué autoridad, con qué respaldo legal, con qué legitimidad?

Finalmente rebuscaron y acordaron – después de haber logrado mediante coacción, intimidación y amenazas de muerte, la renuncia del presidente de la cámara de diputados Victor Borda, y de la presidenta de la cámara de senadores Adriana Salvatierra- una “solución democrática”.

Designaron, así como suena designaron, ¿quiénes?, los impostores antes nombrados, a la senadora Jeanine Añez, segunda vicepresidenta de la cámara de senadores, como presidenta interina.
Arbitraria, abusiva, antidemocrática y golpista designación.

La sucesión constitucional establecida en el artículo 170 de la Constitución Política del Estado señala con precisión que alcanza solamente hasta el presidente o la presidenta de la cámara de diputados, ni siquiera hasta el presidente o presidenta de la cámara de senadores, mucho menos a las vicepresidencias.

Por otra parte, ¿cómo pudo lograrse el quorum necesario en la Asamblea Plurinacional, con la ausencia de 2/3 de sus miembros?

La reunión infame consumó el golpe, todos sus miembros, igual que los operadores del mismo generales y coroneles de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, deben someterse a múltiples juicios: traición a la patria, interrupción del ordenamiento legal, usurpación de funciones, asesinatos y genocidio, tortura y violación sistemática de derechos humanos.

La Reunión Infame, quedará en la historia de nuestra patria, como uno de los episodios más ruines y vergonzosos, como la felonía mas abyecta de que se tenga memoria.

Un pensamiento sobre “La Reunión Infame

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *