Chuquisaca, otro repique contra el racismo y el colonialismo

El sistema colonial tuvo una larga resistencia, primero de los pueblos originarios y luego de la población criolla que reclamo el derecho a decidir. Es mayo el mes elegido para que los habitantes de Charcas destituyan a las autoridades españolas que eran fieles a Carlota Juaquina, hermana de Fernando VII y que pretendía ser la reina de las colonias españolas.

Los promotores de la revuelta fueron los abogados que estudiaron en la Universidad San Francisco Xavier, y se pronunciaron sobre la base del llamado “silogismo altoperuano” que en pocas palabras significa lo siguiente: Si el rey ya no reina en España, el poder se encuentra en manos del pueblo, y con este argumento cuestionaron a las autoridades españolas.

Los abogados de Charcas, serían lo que hoy podemos denominar las clases medias, que habiendo sido detenidos, el pueblo salió a las calles a pedir su libertad y pedir la dimisión de las autoridades. Si comparamos estos hechos históricos podemos concluir que el llamado instrumento político, también incluyó a gran parte de la clase media, sobre todo a profesionales que ahora se encuentran en funciones de gobierno y otros que se alinearon a las corrientes políticas conservadoras.

Esta primera manifestación de rebelión contra el poder colonial, fue derrotada, pero fue el comienzo de las rebeliones en todos los territorios colonizados. Muchas de estas rebeliones tuvieron como ejemplo las luchas anticoloniales de los pueblos originarios; por este motivo en el Cabildo argentino se pensó en que la forma de gobierno debería rescatar la figura del Inca.

Ha transcurrido mucho tiempo, desde esos días de rebelión, que con armas en la mano se buscó la independencia del poder colonial. En nuestros días ese mismo territorio está librando una batalla para mantener y profundizar los cambios, como en Bolivia, y también recuperar las conquistas sociales que es el caso de la Argentina. Ambos países que pertenecían a un mismo territorio colonial -el Virreinato del Río de La Plata- están en el mismo camino de fortalecer y cuidar sus procesos democráticos arrebatados ayer.

Como en los días de mayo de 1809, el centro de los debates, tanto en Bolivia y Argentina es el sistema colonial, que tiene sus representantes en los partidos políticos liberales que plantean la dependencia económica y política de las empresas transnacionales y sus intereses geopolíticos.

Sin embargo, tenemos aún tareas necesarias y urgentes, una de ellas, desterrar el racismo, el odio al indio. Ya quedó atrás para unos sectores conservadores las crueles heridas de ese fatídico 24 de mayo de 2008, cuando se humillaba a campesinos en plena plaza central, a la vista de sus autoridades y de su mismo pueblo que eligió hace muy poco, a quienes agitaron esos hechos de racismo indignante, pero a 11 años de esa Ley contra el Racismo y toda forma de Discriminación no se ven cambios, porque los operadores de esos crueles hechos se volvieron a instalar en puestos de la gobernación y otros.

A tiempo de celebrar un nuevo aniversario repiquemos las campañas llamando a la conciencia de los chuquisaqueños para que por encima de los que reproducen los aires divisionistas, confrontadores, trabajen por su desarrollo e impulsen iniciativas que fomenten la producción y la reactivación económica para divisar un horizonte, una luz de esperanza para los hijos de ese pueblo.

Hemos recorrido un largo camino de sometimiento y exclusión, estamos caminando por un nueva perspectiva de independencia, esta vez empujados por la fuerza de los pueblos originarios y los sectores populares, quienes finalmente hicieron y hacen la historia en Chuquisaca, en ese escenario como en mayo de 1809, seamos los nuevos actores que continuemos otras gestas históricas con plena convicción en los cambios profundos.

*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.