¿EMPRESARIOS GOLPISTAS?


En conferencia de prensa los empresarios de Cochabamba han pedido la renuncia de la gobernadora y del alcalde, ellos piden: “autoridades con carácter, con pantalones y bombachas bien puestas”, recordando las palabras de un dirigente del transporte que pedía las medidas de los pantalones del dictador García Meza.

Los empresarios quieren recuperar el espacio político que perdieron, una vez que el neoliberalismo dejó de ser la política oficial del Estado. Con el discurso de “salvar a Cochabamba” se ha puesto en marcha para desestabilizar el gobierno departamental y municipal, que son autoridades legales y legítimas.

Independientemente de nuestra opinión acerca del Alcalde Leyes, nos interesa mantener la frágil democracia expresada en la resquebrajada estructura institucional que queda en el país.
Los empresarios con este golpe anunciado, están desestabilizando un proceso de recuperación de la democracia que el pueblo ha asumido, aceptando de manera paciente las dos postergaciones a las elecciones único medio legal y legítimo de cambo de autoridades.

Los empresarios responden a sus intereses económicos, para eso han creado sus federaciones y su confederación. En el caso de Cochabamba recordamos a los empresarios que arrojaron plátanos y pollos en la plaza principal, en plena Guerra del Agua, nunca les interesó las demandas del pueblo, solamente les interesa sus balances de acumulación capitalista.

¿Por qué es preocupante el golpe de los empresarios cochabambinos? En el país se ha desatado una lucha política para mantener en el poder al gobierno de facto y como estrategia han optado, por generar acciones violentas, para justificar un autogolpe. Es en este escenario que los empresarios cochabambinos quieren dar un golpe, que derivará en actos violentos como ocurrió el año 2008.

El discurso de los empresarios ha sido siempre: “no somos políticos”, esta falacia tiene su propia explicación porque se presentan como poder y en esa medida realizan sus demandas, son pues actores políticos principales, que buscan fortalecer sus ventajas en cada crisis que atraviesa el país.

No es casual que el golpe, contra autoridades cochabambinas, esté encaminada a las autoridades que no pertenecen al oficialismo circunstancial, no es casualidad y sus amenazas hechas públicas en conferencia de prensa, tienen las características de las amenazas del año 2000, durante la Guerra del Agua, y en diversas fechas el año 2008, y sus actos en noviembre del 2019.

Mientras ciudadanos pobres que defienden a sus hermanos son detenidos, los empresarios pueden amenazar y dar un golpe a las autoridades estatales, los mecanismos de represión no funcionan, no tienen la diligencia que han demostrado en la detención de los autoconvocados de K’ara K’ara.

El pronunciamiento de los empresarios cochabambinos, puede ser el comienzo de acciones que, como señalamos antes, terminen de justificar un autogolpe, que es el único camino que queda a las intenciones prorroguistas del gobierno de facto.

*Camilo Katari es escritor e historiador potosino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.