Vacio de Poder

En Bolivia las fuerzas paramilitares se adueñan de las ciudades del eje central. Tratan de repetir su hazaña de octubre y noviembre del año 2019. Esta es la señal inequívoca que no existe gobierno, ni Estado de derecho.

La acumulación de equívocos en la gestión de la crisis política y de salud, ha debilitado al gobierno de facto, de tal manera que sus propios promotores ahora le cuestionan; “¿Cómo debo llamarla presidenta o candidata? porque no hay gobierno”, así preguntó una representante de un partido político de la derecha boliviana.

Hemos llegado a un nivel de descomposición del régimen, que cualquier respuesta que pueda dar ya no será, ni creíble, ni efectiva para desmovilizar a los que se encuentran en los puntos de bloqueo.

Por su parte los y las dirigentes en los puntos de bloqueo, han fijado su posición y es que la salida a la crisis pasa por la renuncia del gobierno de facto.

La presencia de los paramilitares en las ciudades, no se puede repetir en los bloqueos que ya han pasado la centena y tienen paralizado al país. La radicalidad de la medida ha llegado a las zonas más remotas, y en número los bloqueos son cuatro veces mayores en número que los bloqueos del año 2000, que obligaron la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada.

El único sostén del gobierno es el ejército y la policía, que está repitiendo su carácter anticonstitucional porque está dando protección y facilitando los desplazamientos de las bandas paramilitares. Es innegable que muchos oficiales tienen que ser sometidos a las leyes una vez retorne el Estado de derecho.

Los intereses económicos principal motivo del golpe en el 2019, nuevamente se encuentran financiando esta represión al pueblo boliviano, y como han declarado varios dirigentes, no es el MAS quien se encuentra movilizado, sino es el pueblo que se ha cansado de la arbitrariedad y el saqueo de un gobierno que tenía como única tarea convocar a elecciones en un plazo de 90 días.

La postergación por cuarta vez del retorno a la normalidad democrática ha sido la gota que desbordó el vaso de la paciencia, en un pueblo que soportó la mentira, el pillaje y el desmantelamiento del Estado.

El escenario boliviano es un escenario de confrontación y nuevamente nos encontramos en la disyuntiva de recuperar el Estado para la diversidad de naciones y pueblos que habitan el territorio boliviano, o por el contrario volver al Estado indigno y pobre del siglo XX.

El fantasma de Tomás Katari, Bartolina Sisa, Kurusa Llawe, Gregoria Apaza, Tupak Katari, Zarate Willka, Domitila Chungara, Marcelo Quiroga Santa Cruz y Luis Espinal, acecha al Palacio Quemado, demandando una vez más: Libertad.

*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

2 thoughts on “Vacio de Poder

  1. Bolivia está súper atropellos contra los derechos humanos y pedimos solidaridad a los organismos internacionales para con el pueblo Boliviano

  2. El régimen se desmorona, que se espera? Un cuartelazo como parte del golpe de Estado fascista? Los heroes mulitares salvaran la Patria, convocaran a elecciones para 2024…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *