Etiqueta: Policia Boliviana

La impunidad es el permiso escrito para la comisión de cualquier delito. Si ésta, como señal, se la lanza a través del mundo, aquellos que por encargo se dedican a matar, sentirán que su “profesión” es tan noble como las acciones de la Madre Teresa. Creerán y se auto convencerán de que los perpetran en nombre de ideales y en la lucha “por la democracia”, puesto que, por todos los confines de nuestro planeta, las masacres y asesinatos de inocentes, siempre se realizan en defensa de un mundo que dice ser libre. Es más aún, en esta siempre hipócrita alquimia de las palabras, los asesinos a sueldo han dejado de llamarse mercenarios, es decir, personas que por estipendio sirven en la guerra a un poder extranjero, para ser ahora considerados “contratistas”…

Acaba de ocurrir lo execrable en Estados Unidos. Vísperas de marcharse con más pena que gloria de la Presidencia de ese país, con pataleos de última hora incluidos, don Donald Trump ha indultado a mercenarios norteamericanos que no combatían a otras tropas, sino que se dedicaron en Irak al asesinato de indefensos ciudadanos, entre ellos, mujeres y niños. A mansalva, a manera de entrenar la puntería; con la convicción de que aquellos seres que caían bajo las balas arteramente disparadas, no tenían familia, no tenían sentimientos, no tenían un futuro del que alegrarse, no tenían aspiraciones de vivir en libertad y disfrutar de la felicidad… en suma, no tenían derecho a la vida.

(más…)
Helena Argirakis Jordán1

INTRODUCCIÓN

3 LÍNEAS

Desde su sentir, ¿qué frase, imagen, música, sentimiento o símbolo expresa este momento para usted?

Una revista argentina de futbol, denominada El aguante: el pueblo boliviano tiene aguante, tiene capacidad de resiliencia, tiene sabiduría. En esa palabra símbolo de “el aguante”, se sintetiza el momento tan horroroso y funesto que hemos vivido, pero también se sintetizan las múltiples maneras de reinventarnos que tenemos en la sociedad boliviana, esa explosión de creatividad, de autoorganización y de sabiduría. “El aguante” denota una especie de luz al final del túnel, una mirada optimista que abre un futuro. Desde múltiples espacios y con la confluencia de diferentes actores se ha generado, de manera creativa e innovadora, ese aguante que interpela y que, finalmente, posibilitó una derrota absoluta de la derecha fascista en el país.

(más…)

Si hay un factor que impele a las mentes autoritarias y retrógradas a cometer todo tipo de abusos y violaciones a los derechos humanos, ése es la impunidad. Sabedores de que el tiempo todo lo borra, que las urgencias del día a día almacenan en el fondo de la memoria el recuerdo de las atrocidades cometidas, actúan con el convencimiento de que nadie ni nunca, pedirá rendición de cuentas.

Lo sabía muy bien la dictadura de la autoproclamada Jeaninne Añez, que no deja de ser ya un triste recuerdo de la historia patria. Entre sus primeros actos, destaca el retorno de personajes que se encontraban con procesos judiciales de los que habían huido, poniendo fronteras de por medio. A los pocos que quedaban, entre ellos el entonces prefecto de Pando que tiene sobre su conciencia el asesinato de decenas de campesinos, hecho comprobado incluso por misiones internacionales que vinieron exclusivamente a hacer una investigación imparcial, se les dio el beneficio del sobreseimiento. Es decir, aquí no pasó nada; todo fue un invento de los masistas para encarcelar a sus opositores. ¿Muertos? No, señor, ninguno. Y los sobrevivientes de El Porvenir quedan con el sabor amargo de que su lucha por justicia queda en nada; que los culpables vuelven a gozar de su dinero mal habido y de su poder, para continuar con la explotación de sus semejantes.

(más…)

Han transcurrido varios días desde la asunción de mando del Presidente Luis Arce y ya se han designado los ministros que conforman el gabinete. Urge tomar un conjunto de medidas, desde los ministerios correspondientes, pongan fin a la negra noche dictatorial que vulneró gravemente los derechos humanos individuales y colectivos de bolivianas y bolivianos.

(más…)

Lunes 09 de noviembre de 2020. Bolivia amanece estrenando un nuevo gobierno, bajo la presidencia de Luis Arce Catacora y la vicepresidencia de David Choquehuanca, “un solo corazón”, como repetía la consigna electoral acerca del binomio. En la víspera, se ha vivido un día de fiesta, sobre todo en la sede de gobierno. Multicolores ponchos y polleras, tipoy y pantalones, sombreros y ll´uchus, provenientes de todas las latitudes de la patria, se han congregado en la Plaza Murillo, para bailar, tocar quenas y tambores, abrazarse, festejar… Allá en la cuna del fascismo, en Santa Cruz de la Sierra, el bravo pueblo también ha festejado en sus reductos históricos, como el Plan 3000 y Ciudad Satélite; por toda la ciudad, los petardos han expresado la felicidad de los atemorizados. Entre tanto, los pititas violentos han visto reducidos sus puntos de bloqueo a un puñado de lugares donde los vecinos les han hecho saber su repulsa. Queda atrás la dictadura made in USA y se inaugura una nueva época, signada por la esperanza de retomar el camino del Vivir Bien y el desafío de no cometer los errores del pasado, sintetizados en las continuas concesiones a la derecha, con la ingenua ilusión de neutralizarla y “ganarla para el proceso”.

La presencia en los actos protocolares de representantes de países amigos, la ausencia de los invitados de la dictadura, como Juan Guaidó y otros sabuesos del imperio; la huida precipitada de la autoproclamada Jeaninne Añez a su natal Trinidad; la presencia de líderes opositores de la derecha democrática; todo ello simboliza el entierro de una época vergonzosa que debe servir de lección a los intentos imperiales por quebrar la voluntad del pueblo boliviano: podrán lograrlo por un breve tiempo, pero la historia sigue su curso y viste a Bolivia con un ropaje azul…

(más…)

La prensa nacional da cuenta de un bochornoso incidente policial en la ciudad de Sucre: un grupo paramilitar de la tristemente célebre Unión Juvenil Cruceñista fue detenido in fraganti, portando drogas y armas que, de acuerdo al reporte oficial, tendrían por objeto sembrar caos y anarquía en la capital del Estado Plurinacional de Bolivia, so pretexto de defender la democracia.

Sorprende el accionar represivo del gobierno de facto; probablemente porque la flagrancia era tal, no les quedó otra que actuar. Porque, desde los más altos niveles –y nos referimos puntualmente al ministro de Gobierno Arturo Murillo– la actitud y las instructivas no eran de simple hacerse de la vista gorda, sino de apoyo concreto a estos grupos violentos que fueron artífices de ataques a las pacíficas manifestaciones que se dieron y se dan a lo largo y ancho del país, y que buscan recuperar la democracia y que se respeten los derechos elementales de los ciudadanos.

(más…)

En estas últimas semanas nos hemos enterado de que un miembro de la policía boliviana ha asesinado a una mujer, es decir ha cometido un feminicidio flagrante y según parece en complicidad con otras dos personas.

Nos han acostumbrado a hablar de la violencia de género enfocada como un espectáculo circense y no como una forma de opresión que es el resultado de dos tipos de violencia: la estructural y la cultural.

(más…)

Los símbolos patrios no fueron únicos ni completamente representativos en la República de Bolivia. Inicialmente, la bandera nacional fue creada un 17 de agosto de 1825. La historia reseña que la Asamblea Legislativa de ese entonces estableció que la bandera nacional «será bicolor, verde y punzó; el campo principal será punzó, y a uno y otro costado irán colocadas dos fajas verdes del ancho de un pie; sobre el campo punzó se colocarán óvalos verdes, formados de ramas de olivo y laurel, uno en el medio y cuatro en los costados, dentro de cada uno de estos óvalos se colocará una estrella de color de oro». El vocablo “punzó”, ya en desuso, describe al rojo muy vivo que caracteriza la franja superior de nuestra actual bandera.

Posteriormente, a menos de un año de su estreno como emblema nacional, el 25 de julio de 1826, se decidió cambiarla por otra, cuyos colores originales se conservarían poniéndose en lugar de las cinco estrellas de oro, una faja amarilla superior, y las armas de la República al centro, dentro de dos ramas de olivo y laurel”. No se conoce con exactitud los motivos de dicho cambio.

(más…)