Zavaleta, al referirse a la identidad señalaba: “… se sabe a la vez que la historia es la única que nos define…” y es nuestra propia historia la que nos define como un país inestable, con cuartelazos violentos y paréntesis democráticos, incapaces de superar la condición colonial del Estado.

La incursión de las Fuerzas Armadas a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) nuevamente nos retorna a la cruda realidad: la Constitución y las leyes se subordinan a los intereses particulares de grupos de poder o de corporaciones.

A la crisis política y de salud pública que nos ha sumido en la incertidumbre, debemos añadir la emergencia militar que de la manera más brutal nos muestra que no vivimos en un sistema democrático y menos en un Estado de derecho.

El silencio cómplice del gobierno respecto a la incursión militar demuestra la absoluta falta de respeto a línea de mando señalada en la CPE art. 224 sobre los asensos. Además, la CPE señala: art. 243, “Las Fuerzas Armadas del Estado están orgánicamente constituidas por el Comando en Jefe, Ejercito, la Fuerza Aérea y la Armada boliviana, cuyos efectivos serán fijados por la Asamblea Legislativa Plurinacional, a propuesta del Órgano Ejecutivo”.

(más…)